Osky Vlk: «Ser yo mismo siempre es el faro que te salva de cualquier paso en falso»

La juventud significa ganas, desafíos, creación, sueños y varios conceptos más, todo esto lo engloba Osky Vlk en su propuesta artística. El «Paradigma» está a punto de salir a rodar con un show el mes que viene en Teatro Sony y muchas serán las cosas que sucederán en todo ese camino.

Tu carta de presentación habla de un pop reflexivo. ¿Qué buscas generar en el público a través de tus composiciones?

Mi ideal musical es combinar melodías poperas con poesías profundas, introspectivas. Quiero que lo que escribo te ponga a pensar, que te motive a cuestionarte las cosas, como cuando estás muy metido leyendo un libro y después de terminarlo ya no pensás lo mismo de tal o cual tema. 

«Contraintuición» fue el primer EP con un gran éxito. Desde hace un tiempo trabajas tu primer disco. ¿Se siente la presión para mantener el nivel compositivo o tratas de abstraerte?

CONTRAINTUICIÓN fue la forma eficiente de decir lo que quería decir. La forma rápida de salir a tocar con un mensaje acertado, en un formato que no dejaba mucho lugar a la dubitación instrumental. Es acústico, y las canciones consisten en su mayoría de una voz acompañada de una guitarra acústica. Quería salir a tocar con algo mío y para eso tenía que tener algo listo.

La presión de mantener un estándar de excelente siempre existe, pero lidio con ella siendo muy espontáneo para decir lo que tengo ganas de decir y confiando en que ser yo mismo siempre es el faro que te salva de cualquier paso en falso. 

Respecto de mi primer disco, PARADIGMA tiene mejores canciones, una grabación que involucra una gama más amplia de instrumentos y una composición nutrida de varios géneros. Fuera de eso, es lo mismo: Yo queriendo decir lo que siento que tiene que ser dicho. 

La forma de consumir música en la actualidad visibiliza artistas con singles y hace explotar carreras en corto plazo. ¿Sentís que tu carrera hubiese sido más difícil hace unas décadas atrás?

Creo que todas las épocas tenían sus ventajas y sus desventajas, tanto en esta industria como en todas. No creo en años dorados, ni en un momento ideal. Hoy es el momento ideal ¡Y qué suerte que así sea! ¡Porque es cuando me tocó nacer!

No puedo hablar de una época que no viví, si puedo decir que hoy ser músico tiene muchas facilidades y muchos desafíos que antes no estaban, vinculados a la autogestión y los nuevos paradigmas de inmediatez y consumo. Lo vivo con espontaneidad y entusiasmo. Lancé dos singles para anticipar el disco pero me gusta que los capítulos en los que se divide la novela de mi carrera sigan estando marcados por discos: 2017 y 2018 fue el capítulo “CONTRAINTUICIÓN”, y ahora viene el capítulo “PARADIGMA”.

¿Qué nos podes adelantar de «Paradigma»? ¿Cómo estás preparando el show presentación?

Hay tantas realidades como personas viviéndola. Todo lo que concebís como posible, imposible, bien, mal, es ilusorio. Todo es un cuento, todo es una construcción condicionada por las condiciones en las que nacimos, desde lo que consideramos necesario para ser felices, lo que nos entristece hasta las lágrimas, nuestra idea sobre política, economía, hasta nuestra creencia cuales son los límites físicos que nuestro cuerpo tiene. Lo que vivís no es la verdad, es un Paradigma. Este nuevo disco tiene diez canciones que abordan esa cuestión desde distintos ángulos y de la manera que mejor pude hacerlo. Con la complejidad que significa y el respeto que merece. 

En el show lisa y llanamente quiero que convivan la excelencia musical con una puesta en escena que cautive visualmente, llena de sorpresas que el público no se espera de un show musical. Será un 27 de Abril con un Teatro Sony con localidades agotadas y todos siendo muy felices. 

¿Cuáles son los principales objetivos para 2019? ¿De qué manera te gustaría que evolucione tu carrera?

Me gustaría estar cada vez más presente en el hoy. Que la música sea mi instrumento para crecer económica y afectivamente al punto de que el pasado no me genere nostalgia y el futuro no me genere ansiedad. Es un viaje de evolución que no termina nunca, pero para mi 2019 me propongo no lo olvidarme de esto que te estoy redactando, y seguir con esa meta latente y prioritaria en mi mente. 

Desde un ángulo más terrenal, voy a recorrer el interior del país y terminar el año con un show gigante. 

Más artículos
Pastilla Vainilla: «Sabemos perfectamente hacia donde vamos y tenemos mucha confianza en lo que hacemos»