Un veneno que hipnotiza

Poseidótica | Niceto Club | Ph. Cami Laiun | 15.12.17.

Con mucho calor afuera y muy poco viento que lo disfrace, el viernes 15 de diciembre ingresamos a Niceto para ser parte de una noche en la cual los muertos reviven el espíritu de la rebelión.

Lápidas destrozadas que emergen desde diferentes puntos del escenario, cruces que se montan y dan la imagen de un cementerio profano. Así, desde el inframundo aparecen los Poseidótica. Su música es tan prolífica que tuvieron que recurrir a la muerte, darnos una sobredosis de mugre, ensuciarse y rasgarse las vestiduras, hasta escupir sangre, para hacernos entender que son humanos, que son como nosotros, pero al mismo tiempo demostrar que ni la muerte los detiene.

No sólo nos poseen y nos hipnotizan, no sólo nos envuelven y nos hacen vibrar, sino que saben muy bien inocular toda su voluntad abstracta de darle una nueva música al universo. Tienen un poder exquisito a la hora de llenar el maldito aire vacío con sus sonidos depurados y certeros. De un sonido inagotable y limpio, dan la sensación de estar diseñados a la perfección, con una pantalla de fondo que a través de formas abstractas genera patrones hipnóticos tanto así como su música.

Lista de temas:
“La nave nodriza”, “Los extraños”, “Elevación”, “El dilema del origen”, “La distancia”, “Sueño narcótico”, “Viaje de agua”, “El alma de las maquinas”, “Aeroruta”, “Tiempo y espacio”, “Hidrofobia” y “Dimensión vulcano”.

Más artículos
Intimamente