Marina Granovskaia: Chica Superpoderosa

El perfil de una de las mujeres más poderosas en el planeta fútbol, ese que está dominado por hombres desde hace más de un siglo.

En el «All or Nothing» de Tottenham Hotspurs se ve a Daniel Levy, CEO del club, con una participación activa en el día a día de la plantilla. Las charlas frecuentes con Mourinho y Pochettino muestran la injerencia sobre los entrenadores de la persona con más poder en la toma de decisiones del club. Del otro lado de Londres, nos encontramos con un perfil totalmente diferente y este es el que vamos a contar en el día de hoy. Marina Granovskaia es la persona por la cual pasan las decisiones más importantes del Chelsea Football Club.

Es sabido que Roman Abramovich es propietario del Chelsea desde el año 2003, la revolución fue total en un club importante de la Premier pero que tomó un nivel de exposición altísimo en todo el mundo desde su llegada. Unos años antes, el magnate tenía en su equipo de trabajo a Granovskaia haciendo las veces de asistente, pero con un potencial que ya se venía divisando.

Las decisiones futbolísticas dentro del club londinense fueron de los más variadas, algunas apuestas fueron muy positivas y otras quedaron truncas, entre ellas la renovación del estadio ubicado en Fulham Road, debido a la reticencia de los vecinos de la zona. Sin embargo, el verano europeo de 2019 iba a marcar un momento clave en la toma de decisiones de este proyecto: Hazard era vendido al Real Madrid, la particularidad es que solo tenía un año de contrato con Chelsea.

Eran más de 100 millones de dólares que entraban en las arcas del club que supo tener a Hernán Crespo en sus filas, la negociación con Florentino había sido dura pero Marina impuso sus condiciones apalancándose en lo declarado por el belga durante toda esa temporada: su sueño de jugar en la Casa Blanca.

La nacida en Moscú tomó el cargo allá por 2013/2014, y entre sus highlights tiene la decisión de haber apostado por la renovación de Didier Drogba luego de la noche de Iniesta en Stanford Bridge en la semifinal de Champions frente a Barcelona. El resultado no hace falta ni aclararlo, 164 goles en 341 partidos y un delantero que tiene frases inmortalizadas en las paredes del estadio.

El retorno de Mourinho con obtención de Premier League incluida, es otro de los aciertos en su carrera al mando de la dirección de Chelsea. Mou, en su segunda etapa en el club, hizo lo que logró en todos los países por los cuales pasó: ganar la Liga local.

Marina no tiene redes sociales, no da conferencias de prensa y sus apariciones son en las plateas de Stanford Bridge o en la foto de la firma de los contratos de las distintas incorporaciones del equipo. Un perfil muy particular, con una manera de negociar firme y determinante. Varias fuentes afirman: «Si a Granovskaia no le cierra el acuerdo, se levanta y se va. No atiende más el teléfono».

Una negociación con una de las empresas deportivas más poderosas del mundo deportivo debe ser complicada, sin embargo ella supo llevarla adelante cuando cerró el acuerdo con Red Bull por el pase de Timo Werner. La cláusula de rescisión estaba fijada en 65 millones de euros, pero ella lo cerró por 53 kilos y lo hizo antes del final de la temporada.

Seguramente te acuerdes de Rudi Völler, delantero de la Selección Alemana que ganó el Mundial 90 en Italia, con él se sentó a charlar sobre el pase de Kai Havertz, un joven de 20 años de Bayer Leverkusen. Zurdo, espigado y con gol, la estrella que en otra época el Bayern hubiera cerrado rapidamente. Su cláusula superaba los 100 millones de euros, Granovskaia cerró el acuerdo por 80.

Obviamente, no todas las apuestas fueron exitosas. El fútbol no es una ciencia, Allison Becker fue acaso su mancha en la gestión, Chelsea se inclinó por Kepa y pagó 20 millones más por un arquero que hoy es suplente de otro que compraron por menos de 30, hablamos de Edouard mendy. Una paradoja de esas que el deporte más lindo del mundo siempre nos da.

Ah, Marina Granovskaia también sabe negociar contratos de marketing porque con la marca de la pipa cerró uno de 1 billón de dólares por 15 años (hasta 2032). Acaso será por eso, que la marca estadounidense le hace los mejores modelos de prendas al equipo dirigido por Thomas Tuchel. Si aún no pasaste por el shop virtual, acá te dejamos el link. Datos, no opinión.

En épocas de luchas de paridad de género, es importante visibilizar estos casos. Cech, actual Director Deportivo del club, afirma: «Todas las decisiones importantes pasan por Marina, si ella quiere se hace». Un modelo de gestión ejemplar, Chelsea sufrió una sanción por Fair Play financiero la temporada pasada, sin embargo los objetivos se lograron cumplir.

Marina Granovskaia es egresada de la Universidad de Moscú con honores, y desde hace casi 20 años viene trabajando de manera cercana a unode los magnates más grandes del mundo, quien le confió uno de sus activos más preciados.

Para cerrar el articulo, nuevamente citamos a Daniel Levy, colega de Abramovich, quien sentencia en el documental de Amazon: «Gestioné empresas y organizaciones de todos los rubros, ninguna está tan complicada como un club». Nosotros elegimos creer.

Más artículos
Netflix: Estrenos Enero 2021