Una fórmula irresistible para bailar

Cut Copy en Niceto Club

El cuarteto australiano volvió a nuestro país tras siete años. Los referentes de la música disco pop del siglo XXI repasaron sus canciones más antiguas del álbum Bright Your Neon Love (2004) hasta Haiku From Zero (2017).

Se cumplían las 22 hs, canciones como Electric Feel (MGMT), Kangaroo Court (Capital Cities) y Lisztomania (Phoenix) calentaban el ambiente. Un público con prendas coloridas, de 28 años de edad promedio, esperaba ansioso el comienzo del show.

El líder Dan Whitford y sus acompañantes Tim Hoey (guitarra), Mitchell Scott (batería) y Giselle Connor (bajo) se presentaron con su característica pinta oficinesca, inglesa que roza lo “nerdy”. Camisa dentro del pantalón de vestir y zapatillas blancas anchas de velcro por parte del líder.

“I Need You Now” rompió el silencio, canción de Zonoscope, una de las que más expuso la nostalgia en la voz de Whitford. Luego siguió “Black Rainbows” perteneciente a su último disco. Canción influenciada por el french touch, y donde la voz de Dan se asemeja a la de Thomas Mars el cantante de Phoenix. Para cerrar esta introducción, llegaron dos canciones de In Ghost Colours, su CD más exitoso, “Visions” secundó a “Nobody Lost y Nobody Found”. Los trances de estas llevaron a que el baile sea incontenible. El ritmo disco marcado por el bajo y la batería hicieron jugar a las piernas mientras la guitarra y los sintetizadores le dieron el condimento ochentoso. La alegre voz de Dan acabó con la armoniosa unión.

Las otras cuatro canciones de «Haiku From Zero» que sonaron fueron “Airborne” “Living Upside Down”, “Counting Down” y “Standing In The Middel of the Field”. Estas aportaron un tono más sensiblero y menos enérgico al repertorio, pero de consecución notable en los instrumentales hipnóticos finales.

Pasada la mitad del repertorio, Dan se dio un momento para agradecer a los fans de Argentina, tras el aplauso y ovación de la audiencia dio pie a “Future” la canción más antigua que se escuchó. Este tema junto a “Hearts On Fire”, “Take Me Over” y Out There On The Ice” sacaron a relucir el alma colorida de este grupo. Canciones que entusiasman de compases veloces y con sonidos electrónicos desaforados.

Tras este shock de inspiración y baile los de Melbourne hicieron un encore de no más de minuto y medio, suficiente para recuperar la energía pero no bajar los decibeles.

La anteúltima “Meet me In The House Of Love” fue una maratón de movimiento por 6 minutos. La pista de baile parecía parte de un videoclip de los años 70.  Su himno “Lights and Music” coronó el concierto. La audiencia respondió saltando, feliz tras este extraordinario concierto de pop disco vintage. Fueron dieciséis canciones que dejaron extenuados a los participantes. Cut Copy nos demostró su fórmula irresistible para bailar.

Más artículos
Syd: «La nueva propuesta somos nosotros»