Un desorden de show

Desorden Público en Groove

A pesar de un cambio brusco de locación un día antes del recital, Desorden Público llegó a Buenos Aires con la misma vitalidad y irreverencia que los define. La banda, que inició el show con un video donde explicaba un poco el contexto del grupo en los últimos tiempos, fue recibida con los brazos abiertos por un Palermo Club con una importante concurrencia.

Abriendo con “Ska Mundo Ska” y “A mi me gusta el desorden”, los asistentes se reencontraron con el gran género del ska latinoamericano y empezaron a brincar como locos.

La forma genial de tocar la guitarra de William “Magú” González dando saltos y moviéndose por la pequeña tarima del Palermo es contagiosa. Y si le sumamos la gran presencia de Horacio Blanco en el escenario y el gran trabajo en el bajo por parte de José Luis Chacin, tienen garantizada una noche bastante buena. Extremadamente divertida.

Siguieron con un bastante largo setlist donde recorrieron (o intentaron) su longeva discografía, remarcando su versión de “Los que se quedan, los que se van”, el último single de la banda, como un momento sentimental de la noche. “Allá cayó” también se llevó los aplausos de tanto venezolanos como argentinos en el local.

Un show que quizás se percibió un poco accidentado con algunos errores de sonido, pero nada que esta gran banda no pudiese solventar. Entre risas y alabanzas, estos panas demuestran estar aún frescos después de 20 años.

Más artículos
Reconocimiento Facial: ¿Sabemos los datos que damos?