Mourinho: La chance de volver a ser «The Special»

El paso del tiempo es duro para cualquiera, sin embargo hay algunos que intentan resistirlo hasta el final. ¿Mourinho es uno de esos?

Allá por agosto del año pasado, un anuncio sacudía a la capital italiana porque Friedkin Group adquiría la propiedad del equipo romanista. La Loba, como se le dice a la Roma, comenzaba una nueva etapa de la mano de un grupo empresario basado en Houston, Estados Unidos, que tiene más de 6500 empleados alrededor del mundo y que se decidía a hacer su primera experiencia en el mundo del fútbol de élite. Nueve meses después, el mismo grupo empresario anuncia la contratación de José Mourinho, uno de los entrenadores top de los últimos veinte años.

Mou viene de una última experiencia en Tottenham donde fue sacado días antes de la final de la Carabao Cup, partido que el equipo de Londres perdió a manos del Manchester City. Esto ocurrió en la misma semana que explotó el tema de la Superliga, que también tenía entre sus participantes al equipo de Harry Kane. Sin embargo, acá no vamos a analizar lo que pasó sino lo que se vendrá para el portugués más famoso del mundo del fútbol, obviamente luego de Cristiano Ronaldo.

El ganador de la Champions con el Inter llega a un equipo joven, con un estilo de juego definido desde hace varias temporadas, éste se lo dieron entrenadores como Di Francesco. Este trabajo tocó su punto máximo al eliminar al Barcelona de los cuartos de final de la Champions 2018. Sin embargo, lo que venimos viendo en los equipos de Mourinho dista muchísimo de lo que ofrece el equipo que dirige hasta el próximo domingo, su compatriota, Paulo Fonseca.

Fuera de lo táctico y de lo que impone la figura de José Mourinho, uno de los puntos a trabajar será la llegada al plantel a través de la palabra y el convencimiento. En los últimos trabajos, se le adjudicó a Mou problemas de comunicación con algunos referentes de los planteles y con los más jóvenes. Obviamente, esto se transforma en un desafío en un plantel con un promedio de edad de más de 27 años y que seguramente bajará para la próxima temporada por la partida de algunos veteranos del plantel como el argentino Federico Fazio.

The Special vuelve a Italia después de más de una década, a una liga que se transformó completamente en el último lustro y que se posiciona entre las tres mejores del mundo. Seguramente, esto lo habrá tenido en cuenta a la hora de tomar la decisión de entrenar a la Roma. La Premier ya no podía brindarle mucho más luego de las últimas tres experiencias, porqué no iba a probar con un equipo de muchísima exposición y que hace mucho que no suma nada a sus vitrinas.

Si todo sigue como hasta hoy, Roma participará en la nueva Conference League, el torneo continental de clubes de tercer orden (por detrás de Champions y Europa League). Estará la posibilidad de enfocarse en el Scudetto de manera casi total para la Loba. El regreso de jugadores como Zaniolo, acaso el más talentoso del equipo, quien viene de dos roturas de ligamentos, puede ayudar a Mou en esta experiencia.

A lo largo de su carrera, el portugués cosecha casi un 70% de efectividad en las distintas estadías que tuvo en las mejores ligas del mundo, sin embargo hoy no se lo considera dentro del top 10 de los más destacados, pero si se lo toma en cuenta en el de los más mediáticos (no hay que perderse su participación en el documental de Tottenham en amazon).

A sus 58 años, el ganador de 2 Champions League y 8 Ligas Nacionales está frente a quizás su última oportunidad de volver a los primeros planos. Los primeros pedidos ya se empezaron a conocer, entre ellos el arquero Juan Musso, ex Racing y hoy citado a la próxima fecha de Eliminatorias. El Friedkin Group empieza a mostrar que se maneja a través de acciones, y no de palabras en un mundo futbolístico que tiene a varios compatriotas como los Glayzer (Manchester United) y los Kroenke (Arsenal) totalmente cuestionados. Mourinho frente a la chance de volver a ser «The Special», en un tiempo volveremos a este artículo y lo sabremos si pudo lograrlo o no.

Más artículos
Serrat y Sabina en Argentina: No hay 2 sin 3