Los Magos

Noche de Reyes || Niceto Club || 22.02.18

Jueves 22 de Febrero, la escena transcurre en Niceto, la cita es a las 21 hs en donde los trabajos solistas de Gaspar Benegas y Baltasar Comotto, las guitarras que acompañan a Indio Solari en Los fundamentalistas del aire acondicionado, serán el plato principal de una noche que nos promete.

La noche la abre Baltasar de anteojos, camisa verde y unos jean ajustados. Si nunca lo escuchaste, inmediatamente esos sonidos te parecen conocidos, porque si nombramos a Calamaro, al flaco Spinetta y mismo al Indio nos damos cuenta que de esa sopa el también tomo un par de cucharadas.

Nos quedamos pensando en que su forma de cantar, su gesticulación y sus movimientos parecen del flaco, su seducción es de Andrés y el rock conmovedor de Solari. Cuando estos pensamientos los dejas de lado, lo ves a él y su viola que sigue tocando y punteando como loco en nuestra cabeza y él también es eso, una especie de cirujano preciso y al mismo tiempo un hambriento desbocado de sonidos que de manera desesperada acribilla sus dedos a las cuerdas.

Chau primer plato, que venga el segundo. Aparece Gaspar con su trio “La Mono”, un proyecto solista a puro rock. Más pesado, suena grave y duro. Con un solo disco en su haber, “Experimento”, lo tocaron entero y eso no fue un impedimento para que lo descosan, y nos anuncien que un próximo disco venia en camino, para el aplauso de todos.

Ahora el dúo se junta y nos regala una versión demoledora de Purple Haze de Hendrix. Los invitados aparecen como postre de la velada. Sergio Colombo, saxo de los Fundamentalistas, nos trae los vientos de “El arte del buen comer” y los aires ricoteros comienzan a soplar. Un gran homenaje al flaco se hace presente con “Ana no duerme” para luego invitar a Lula Bertoldi cantante de Eruca Sativa, que le pone la voz y la garra a “Gran Lady”. Se suma Pablo Sbaraglia y Martin De Pas, en guitarra y baterías respectivamente, emocionándonos de piel en punta con “Gualicho”.

Para despedirse nos conmovieron con “Pabellon séptimo”. Y la misa aún espera.

Más artículos
Al final era un “Hasta Luego”