«Lo que tiene un disco corto es que te obliga a darlo vuelta»

Muchas bandas son las que tuvimos la chance de entrevistar a lo largo de todos estos años, pero pocas arriesgan como lo hace «Locos de Nacimiento» ante cada lanzamiento discográfico. Ellos son un grupo de amigos que tiene más de 20 años juntos, y siempre traen conceptos que nos hacen pensar desde lo que cuentan y lo que suenan. En esta ocasión, charlamos con el Turko de su nuevo EP llamado «Locas relaciones», y todo lo que pasa en el mundo actual con esa palabra que sirve de motor para todo lo que rodea a nuestra vida social e individual.

Lo nuevo es un EP de 3 canciones, esto es un patrón que vemos en la escena. Se lanzan discos o canciones solas. ¿A que le atribuyen esta decisión? ¿Había un concepto que llevaba a que debían salir juntas?

Sí, es una decisión ante la escena actual: Primero es una decisión económica. Es muy caro grabar 12 canciones o el disco tradicional por lo que uno tiene que resignificar las producciones. A partir de esa re significación, hay una decisión de hacer. Nosotros teníamos 5 temas y elegimos 3 que encierran el concepto de «Locas Relaciones». Yo pienso que un EP es un disco de 3 temas, un libro corto, en donde uno apuesta a la fluidez, a lo efímero y lo que vimos es que esto permite que la gente lo escuche muchas veces. Por ahí sacas un disco de 12 temas, uno se queda con 4 y no lo escucha varias veces al disco. Lo que tiene un disco corto es que te obliga a darlo vuelta, y darlo vuelta y darlo vuelta. Hay un concepto pos moderno del porqué no lo vamos a editar y nos parece en los tiempos que corren que podemos pasarlo en las plataformas virtuales, o por WhatsApp. Que sea virtual, efímero y pos moderno y que lo único físico sea el sonido.

Siempre lo sonoro es algo a destacar en la vida de «Locos de Nacimiento». ¿Sienten la presión del público que los sigue y que espera algo distinto cuando anuncian nuevas canciones?

No sentimos presión con «Locas Relaciones», pero después de este último disco y del sonido que trabajamos si nos genera presión para lo que viene. El laburo que hicimos con el productor Guillermo Daverio y con Juan Piti Fernández en «Dudosa Empatía» fue un punto de partida para llegar a la zona de desarrollo de lo próximo que fue «Locas Relaciones». Un amigo me decía «después de Dudosa, yo pensé que lo que venía era malísimo» y finalmente le encantó «Locas Relaciones», lo que nos pone presión para el futuro.

Se conocen hace muchísimos años como grupo de amigos. ¿Cómo van revitalizando la relación? ¿Pueden aparecer complicaciones al conocerse tanto entre ustedes?

Las bandas son como las parejas cuando están durante mucho tiempo. Uno tiene que buscar revivir la libido y que «la costumbre no mate al placer», como escribió por ahí Piti Fernandez. Creo que grabar un disco, tener una gira, un show importante, ir siempre sumando desafíos que te mantienen la cabeza ocupada, no perder la creatividad, todo eso es lo que renueva. Generar las ganas libidinales y sexuales de seguir. Ensayar y que eso nos genere más deseo y más placer. Hay que revitalizarlo. Y la única forma es siempre teniendo proyectos nuevos. El 24 de junio tenemos el show mas grande de nuestra historia y esa es una muy buena forma de revitalizarnos. Y claro que tenemos conflictos, hace 13 años que estamos tocando pero nos conocimos 10 años antes, entonces son mas de 20 años de relación. Y eso genera conflicto. La solución es mucha charla, no tomarlo personalmente (que cuesta un montón en un grupo. Uno a veces le pone tanta pasión al proyecto que las sugerencias que el otro te hace las tomas de manera personal y no entendes que es una mejora el proyecto). Es un gran lema de Locos «no tomarlo personalmente» y mucho amor, mucho escucharnos, charlar y reflexionar. Mucha disciplina y compromiso.

«Locas relaciones» es un concepto actual. ¿Cómo manejan ustedes sus relaciones en su vida? ¿Cómo ven las nuevas generaciones y sus interacciones?

Nuestras relaciones la manejamos con los pro y contras de la posmodernidad. Lo efímero, el vacío existencial, el miedo a las relaciones o a los compromisos de larga data, lo no estable. Hay muchos patrones de relaciones que mutaron en la escena actual. Nosotros manejamos nuestras relaciones desde el amor y desde el odio necesario para poder resignificarlas y hacerlas lo más sano y lo más vivible posible. Pienso que «Locas Relaciones» genera este concepto: Uno puede estar enojado con su pareja desde el amor, pero pienso que el amor sigue más allá de cualquier otro tipo de re significación. Y nosotros tenemos treinta y pico, y somos de la escena del quiebre. Nos tuvimos que adaptar a una vida de redes sociales y fuimos los que erramos. Ahora hay toda una nueva generación que ya nació con estas redes y que aprende de nuestros errores, no quiero plantearlo desde «bueno o malo» creo que es distinto, que modifica a las relaciones, que la virtualidad genera otro espectro en relacionarse con el otro, que lo puede profundizar mucho más, podemos compartir. Ahora nosotros sabemos que libro lee Tom Yorke, sabemos que piensa el Indio Solari de cierto partido político, ahora podemos saber qué película o que teatro recomienda el artista que uno sigue o mismo interactuando en vivo lo que uno hace. Pienso que hay mucha información, mucha tendencia y que hay que saber manejar estas adicciones a estas interacciones. Aparece mucho la mirada del otro en este juego, que es súper importante pero uno no debería mirarse como un otro sino mirarse como un uno. Aunque la pos modernidad plantee este concepto de «otredad» que rompe con la idea de «mismidad»

¿Cómo se arma la lista para el show del sábado 24 en Palermo Club? ¿Cuesta cada vez más dejar a todos conformes?

Armamos la lista tratando de dar un show holístico: una parte electroacústica, una parte electrónica, dos partes rockeras bien al palo, una parte reggae, el segmento del disco nuevo.
Uno nunca puede convencer a todos. Siempre va a haber gente que te diga «la rompiste» y gente que te diga «no me gustó» en el mismo show, ahí caemos en un juego de subjetividad. Tratamos de refrescar todos los otros shows que hicimos y dar una apuesta más. Ahora hay mucha compu, mucha electrónica, estamos muy enfocados en tener diversidad escénica para poder respirar y que el oído respire en un show de casi 2 horas. Para no estar siempre en una vibra tan alta como nos tiene acostumbrados Locos. No es lo mismo hacer un show de 40 minutos en una fiesta, que hacer un show de 2 horas de presentación de tu disco. Hay que pensar las dinámicas escénicas, la performance de una forma armoniosa para lograr un equilibrio y que no sea un show que te sature, sino que sea vivible donde uno pueda abrir otros sentidos y tener un abordaje más integral de la escena y de las frecuencias en donde nos estamos moviendo.

Más artículos
Una nueva gira por la costa