Lluvia y nacimiento en Congreso

Olvidé San Telmo || Sala Caras y Caretas || 03.11.17

La misticidad de que un teatro se encuentre en el corazón de una universidad tiene un color particular. Más todavía, por el hecho de que nuestro evento sucede un viernes por la noche con aulas vacías de estudiantes. No así su entrada, amuchada de público diverso  esperando que den sala.

Desde las alturas del Pullman de la Sala Caras y Caretas, visualizamos un escenario preparado de instrumentos, rodeados de diversas plantas y pájaros de origami, que acompañan la temática del disco que presentan esta noche.  

Los Olvidé San Telmo ingresan al escenario en silencio. Se rompe automáticamente con ritmos precisos, onomatopeyas y un sonido simil a una cornetita que logro distinguir que emite la cantante Carla Vera. Todo enrolado en su primer tema de la noche “ Vas a volar”, de su nuevo cd “Lo que nace del suelo”.  

Con un arranque de show potente, el set list va mutando entre la presentación de su nuevo disco y su primero “¿Dónde vas a estar?”. Canciones como “Puente”, «Vos estás mirando”, “Plantita de Aleli”, “Nature boy” y las canciones que dan título a ambos cds, van sonando en el correr de los minutos.

Sonidos de fuerte fusión de folklore urbano, jazz, balcánica hacen que cada tema se enmarque en un juego musical que logra cada integrante de los “Olvidé” con sus instrumentos: charango, batería, percusión, sitar, bajo, voz. Los charangos al unísono de Iván Deiana y Román Lacrouts juegan al compás de la batería de Matías Menarguez, permitiendo que las voces de Luis Chavez y Carla Vera se complementen sin pisarse, remarcando lo bueno, equilibrando y armonizando cada canción. 

Show que no solo tuvo música, sino que también presentó teatro. Los charanguistas relataron a dos voces un texto sincero, complementando con la batería que genero la atmósfera necesaria para ese momento. 

Fue una noche, en la cual Iván se puso el traje de conductor de orquesta, y logró que el público haga llover la Sala Caras y Caretas con sus manos y piernas. Al compás de chasquidos, palmas friccionadas y patadas sincronizadas sobre un piso alfombrado.La música va bajando de tono, y las voces apagando. El recital llega a su fin.

“Olvidé San Telmo” trae una nueva revolución con sus juegos musicales  a la escena musical porteña. Sus 4 años y medio de vida (según informa Facebook) prometen que su futuro seguirá empañado de originalidad, creatividad e innovación, y con ello nuevos horizontes.

 

Más artículos
Nevenka: Un paradigma