Levantarse y seguir

Cabezones en The Roxy Live

A esta altura resulta tedioso repasar todo lo vivido por Cesar Andino a partir de aquella noche donde su vida cambió para siempre en todo sentido, lo importante y clave es rescatar que sigue haciendo música. Su proyecto y su banda de toda la vida, Cabezones editó «El naufragio del alma», un disco que desde su título transmite un concepto. Es una búsqueda constante dentro de un estilo que tiene su voz como esqueleto principal, y la misma responde a todas las exigencias que se le presentan.

La mezcla de sentimientos es una constante entre todos los asistentes al show, Andino es un sobreviviente y desde su música lo transmite, cuando aparecen algunos clásicos la imagen de su anterior etapa viene a nuestra mente,  y eso deja un sabor amargo por todo lo que vino después. «El naufragio del alma» es su octavo disco, la banda que lo acompaña está a la altura de su historia (más de 23 años de vida).

Cuando  la noche fue llegando a su fin, el público sentía ese olor a despedida por un largo tiempo, Cesar seguía dejando la piel en el escenario sea quien sea que esté enfrente. El amor y la pasión a la banda de toda su vida no la negocia por nada, las canciones nos hacen sentir lo mismo. Se viene un largo parate para la banda, pero este recuerdo va a ser el mejor que nos llevemos por un tiempo, el cual seguramente lo devolverá mucho más fuerte y creativo.

Más artículos
Mi primer show: Backstreet’s back alright!