Leticia Soma: «No nos parecía honesto guardar algo casi un año entero y presentarlo como nuevo»

El confinamiento continúa en la zona central del país, esto permite que podamos charlar largo y tendido con distintos proyectos. En este caso, nos tocó con Facundo Gigena, bajo y voz de Leticia Soma. Los chicos acaban de editar un nuevo EP durante la cuarentena y nos cuentan como fue el proceso y porque decidieron salir con canciones nuevas en un momento así.

¿Cómo fue el proceso de producción de producción y grabación de «Profanadores»? ¿Hay aspectos que quisieron repetir de otros procesos de grabación?

En 2019 nos propusimos varios objetivos, entre los cuales estaban algunas giras, armar nuestra sala propia y también grabar los temas nuevos que teníamos. Los discos anteriores CVE y Nido de Serpientes fueron grabados aprovechando el receso de invierno en lo que es la actividad pública, pero para PROFANADORES decidimos volver a grabar en verano para arrancar el 2020 con disco nuevo (como habíamos hecho con los primeros EPs de la banda).
Antes de esta grabación primero nos dimos un tiempo para que los temas vayan madurando durante todo el 2019, año en el que casi no tocamos los temas nuevos en vivo para no quemarlos. La nota discordante en este aspecto la dimos con el tema La Colmena, que grabamos en formato en vivo y con video en el estudio Camarón Brujo a mitad del 2019, pero con un método de grabación completamente diferente al que ya teniamos decidido para el nuevo disco.

Grabar a cinta abierta es un desafío en estos tiempos. ¿Cuándo surgió la idea y que aspectos tuvieron que tener en cuenta para usar esta modalidad?

La idea era más que nada una inquietud, la necesidad de probar algo nuevo. Si bien veníamos disfrutando mucho grabar en La Nave de Oseberg, queríamos cambiar la receta. Tenemos amigos cercanos que grabaron en el Attic, como por ejemplo Supertierra y Picaporters, y si bien son bandas de un estilo musical completamente diferente al nuestro nos manijeaba el pensar cómo quedarían estos nuevos temas con el sonido del estudio de Patricio Claypole.
En cuanto a sonido puramente de la banda, apuntamos a una búsqueda más despojada para darle preponderancia al sonido de la cinta y a la mano de Pato en la mezcla.

¿Sacar un disco en el medio de la pandemia hace más difícil la difusión del mismo o sienten que lo pueden potenciar?

El disco lo teníamos grabado para finales de febrero, y en marzo terminamos todo el laburo que tiene que ver con el arte y el diseño gráfico  (a cargo de Henry de Rider y Guille Estevez respectivamente).
Las opciones que teníamos cuando explota la pandemia, era guardarnos todo esto para cuando se termine la cuarentena o sacarlo ahora como estaba planeado desde un principio. Cuando decidimos publicarlo, de todos modos, no sabíamos si esto iba a durar un par de semanas, meses o todo el año, pero por un lado preferimos publicarlo y aprovechar la atención de la gente antes que los efectos negativos de la pandemia se profundicen. No nos parecía honesto guardar algo casi un año entero y presentarlo como nuevo, creíamos que en esa secuencia hay algo que se pierde.
En resumen es más fácil la difusión por redes, pero también juega en contra no poder presentar el material en vivo.

Son una banda inquieta, con varios discos en un corto plazo y muchas giras. ¿De qué manera se reinventan en estos momentos de inactividad y de no poder juntarse? ¿Hay espacio para trabajar en nuevas composiciones?

Sí,  lógicamente hay espacio para componer. Tener el instrumento a mano en cualquier momento del día que se te ocurra algo, es una de las partes positivas del confinamiento. Actualmente ninguno de los integrantes de Leticia Soma esta trabajando fuera de su casa así que por ese lado esta bueno, pero obvio que se extrañan los ensayos y mucho más las fechas en vivo que eran las reuniones habituales entre amigos cada fin de semana. Además de lo musical, también teníamos pensado hacer un par de videos de los temas nuevos y eso hubo que posponerlo, teníamos giras por el interior ya organizadas que quedaron en stand by.
Es decir fuera de lo musical hay planes suspendidos, pero a los cuales también aprovechamos para darles otra vuelta de rosca y sacarle punta para cuando se levante la cuarentena salgamos con todo.

https://www.instagram.com/p/CAT7YKinGRe/?utm_source=ig_web_copy_link

Es un momento límite para la música en vivo. ¿Cual es la opinión que tienen al respecto y de que manera se imaginan el mediano plazo de Leticia Soma?

La verdad el panorama no es muy alentador, si bien parece que todo tiende al streaming y ya tenemos algunas ideas al respecto, no es lo que más nos entusiasme. Algunos hablan de una primera etapa de shows en teatros con la gente sentada y con distancia entre cada uno… no sé, no es lo ideal pero puede llegar a tener su onda. Leticia Soma es una banda muy amiguera y nos gusta tener a la gente cerca gedeando y también estar cerca de nuestros amigos músicos mientras tocan. Ojalá en este caso, el hecho de no ser un país central nos juegue a favor, por el bien de la escena.

Por último siempre pedimos recomendaciones a nuestros entrevistados. ¿Qué suena en la playlist de la banda?

En particular, yo estoy escuchando mucho el nuevo disco de Oranssi Pazuzu y el de Testament, además Yagwning Man, Power Trip y Lo-Pan.
Nico sé que esta escuchando mucho a Neuron, Babas del diablo y Camarón de isla y Santi, Deep Sunken Eyes, Jason Richardson y The Specials, entre otras cosas.
Muchas gracias por el espacio, les recuerdo a todos visitar nuestras redes sociales y suscribirse a nuestros canales y poner me gusta que con eso nos ayudan a llegar a más personas

Más artículos
“Cuando tenga 64”