Festival BUE, incendiando Buenos Aires.

Festival BUE | Tecnópolis | 15.12.16.

32° grados centígrados en la Ciudad de Buenos Aires. La gente espera sentada o acostada en el pasto, buscando la sombra de algún árbol, tomando cerveza, fumando, comiendo galletitas, todo para hacer más llevadero el calor. Algunos valientes haciendo fila para entrar a Tecnópolis bajo el rayo del sol. Mucha ropa colorida, muchos vestidos, polleras, bermudas y shorts para recibir el verano.

Se retrasa el acceso al predio y la impuntualidad le juega una mala pasada a la banda platense del sello Laptra, 107 faunos, quienes tuvieron que acortar su tiempo sobre el escenario, pero con la oportunidad de repetir el show el segundo día del festival, para aquellos que se lo perdieron.

17:30 hs. suena el rock de Stone Giant sobre el Ford Fiesta Arena, un escenario cubierto, que cuenta con la bendición de tener un aire acondicionado, elemento clave para escapar del calor. La banda formada en Boston por un argentino, un brasileño, un chileno y un portugués, nos sacude al ritmo de “The Groove”, con un públio que poguea con “We don’t talk about it” y acompaña la voz áspera del cantante en “The cave”.

Para cambiar un poco de ritmo, Brazilian Girls vibra en el Heneiken Stage gracias a Sabina Sciubba, la única chica y cantante de la banda, que deslumbra con su traje amarillo. El grupo de música electrónica incorpora tanto elementos de bossa novareggae y jazz como canciones cantadas en varios idiomas. La banda neoyorquina, con un muy buen español, interactúa constantemente con el público. “Me gusta cuando amas, me gusta cuando hablas, me gusta cuando callas” dijo Sabina para darle el pie al tema “Me gusta cuando callas”, haciendo que todo el público se mueva de forma casi involuntaria, acompañando con aplausos. Invita a gente del público a subir al escenario cuando comienza a sonar “Pussy”, y un chico y una chica se suman para bailar junto a ella, recibiendo su casco amarillo, parte de su look tan llamativo.

18:45 hs. el cuarteto rockero, proveniente de Nueva York, Parquet Courts, empieza a sonar en el escenario cubierto con “Dust” siguiendo con “Human Performance” y “Outside”, siempre logrando que el público mueva su cabeza, siguiendo el riff de guitarra. Flashes azules y rojos iluminan desde el escenario y se escuchan los primeros acordes de Berlin Got Blurry, para luego cerrar el show con “One man no city”, poniendo a saltar a cualquiera de los aquí presentes.

Thievery Corporation sorprende a todos los presentes en el escenario al aire libre, con su variedad de ritmos e instrumentos en escena. Los dj estadounidenses integran desde bongós, hasta un músico en un sillón, tocando un sitar y tres cantantes femeninas diferentes. El público los recibe muy cálidamente, y ellos de lucen, con un swing muy característico del grupo.

De este sonido rítmico y fugaz, nos mudamos a algo más conocido y local. Empieza El mato a un policía motorizado en el Ford Fiesta Arena. Se materializan sobre el escenario como siempre, casi sin darnos cuenta, y nos inician con La síntesis O’Konor, un instrumental tranqui pero que no impide el comienzo del pogo. Continúan con “La cobra” y “Día de los muertos”, para después hacer sonar una que no podía faltar, “El tesoro”. Las luces iluminan las caras del público y Santiago Motorizado hace sonar el bajo en “Ahora imagino cosas”. El mató es una banda que con sus viajes instrumentales, te hacen volar por toda la pista y con “El fuego que hemos construido” lo demostró. No podían faltar los clásicos, que quedaron para el final “Yoni B”­ y “Mi próximo movimiento” para enloquecer a todo el público.

21.15 hs. y la gente corre al Heneiken Stage para ver por fin, a los más esperados de la primer jornada, Arcade Fire. El público corea nuestro característico “olee olee”, que es interrumpido por el comienzo, a cargo de “A Fifth of Beethoven” de Walter Murphy y le sigue la intro de “Everything Now”, la canción que lleva el nombre de su último disco y de esta gira que estamos presenciando. Se escucha una voz en español, el maestro de ceremonias que presenta a los integrantes de la banda, como si fueran boxeadores, para que suban al escenario ambientado como un ring de  boxeo.

Agarran los instrumentos y empieza el show, retomando “Everything Now” completa. La alegría y la euforia se adueñan de Tecnópolis y se escucha el canto de todos cuando hacen sonar “Rebellion (lies)”. Tocan “Here comes the night time” y antes de seguir con la siguiente canción, Win Butler, dice “It´s crazy in the USA, it’s crazy in Argentina, just keep fighting for your rights” – Es una locura en Estados Unidos, es una locura en Argentina, sólo sigan luchando por sus derechos – y algunas lágrimas se ven en los ojos de la gente al sonar “No cars go”. “Por favor, prende las luces de tu celular”, se leía en las pantallas para recibir un tema de su segundo álbum, “Neon Bible”.

Después de casi dos horas, el show iba terminando, pero no sin “Electric blue”, “The suburbs”, “Ready to Start”, “Reflektor”, “Afterlife” y uno de los últimos, “Creature Comfort”. Para cerrar el show con un knock out contundente, los multinstrumentistas que tocaron desde dos baterías hasta botellas de vidrio, se despiden con “Wake up”, desbordando de emoción, tirando confeti y cerrando desde abajo del escenario, entre medio del público, con sus instrumentos. Arcade fire es realmente una banda que nos deja sin palabras.

Cigarettes After Sex, una de las bandas que pisó por primera vez el país, mezcla canciones de su primer y reciente álbum con su EP “Affection”, casi sin moverse sobre el escenario. Generan un ambiente muy tranquilo, en el escenario techado, con gente sentada en el piso frente a ellos o en las gradas. Inician con “Sunsetz y continúan con Young & Dumb. Pasaron por la canción que no podía faltar, aquella que los hizo conocidos en el mundo, Nothing’s Gonna Hurt You Baby seguido por Apocalypse, Dreaming of you y para cerrar Please don’t cry”.

El cierre del festival queda en manos de Mark Ronson vs. Kevin Parker, ofreciéndonos hits para bailar con algunas transformaciones de su parte. Pasaron desde “The less I know the better” de Tame Impala, proyecto paralelo de Kevin Parker, hasta “Valerie” de Amy Winehouse, “Perfect Ilussion” de Lady Gaga, “Humble” de Kendrick Lamar, “Uptown Funk” canción de Bruno Mars que produjo Mark Ronson y “Daffodils” un tema de ambos djs.

Fue un día extenso y ecléctico en cuánto a su contenido. Un primer vistazo de este festival que vuelve, una vez más, a darnos la posibilidad de disfrutar de un estilo distinto de música, conviviendo con bandas clásicas que siempre ansiamos ver sobre nuestra tierra y algunas emergentes que nos despiertan un amor a primera vista.

Más artículos
La trastienda de Jesús