¿Facebook y Google están nerviosos?

Los monstruos tecnológicos en pie de guerra contra los gobiernos de todo el mundo.

Una de las noticias de la semana a nivel mundial fue el bloqueo de la red social Facebook a los portales australianos en su plataforma, esta es una acción completamente reactiva a una ley que está preparando el gobierno australiano, con la cual busca preservar los intereses de los medios locales definiendo el monto que debe abonar la empresa de Mark Zuckerberg por nutrirse de los contenidos de estos medios. El punto clave de esto es la arbitrariedad, Facebook quiere poner sus pautas y no va a dejar que le elijan la música con la cual debe bailar. Se amparan en que los medios solo proveen el 5% de los contenidos de la red social.

Sin embargo, este debate da mucho para analizar y pensar de cara a lo que viene dado que como toda decisión tendrá causas y consecuencias, perjudicados y favorecidos. Hace tiempo ya que están en las primeras planas los cuestionamientos que le están haciendo los gobiernos a las grandes empresas de tecnología (Facebook, Twitter, Alphabet y Yahoo, entre otras), además de infringir leyes monopólicas, casos como los de Cambridge Analytica hicieron dar cuenta a los estados que estas empresas se estaban transformando en los principales cuadros opositores a nivel político y social debido a la manipulación que llevan a cabo sobre la opinión pública.

Mal acostumbrados a ser juez y parte en la mayoría de los temas, estos monstruos tecnológicos denuncian persecución y buscan reaccionar rápido para poder dejar de lado todas estas acusaciones. La rapidez de sus expansiones lograron romper cualquier marco legal, y quedar fuera de cualquier ley que quiera aplicarse sobre sus accionares. Esto implica un peligro enorme para el gobierno de cualquier país del mundo.

Obviamente, Facebook y Google ya tienen pensado su plan estratégico para hacer frente a estos embates con el tema contenidos. Facebook News y Google News Showcase son dos programas que tienen enormes partidas de fondos destinados para compensar a los medios generadores de contenido, el cual es montado en cada una de las plataformas. De la mano de esta jugada estratégica, los gigantes tecnológicos se ponen de su lado a los grandes medios, algo similar a como funciona la pauta publicitaria en nuestro país.

La justificación de ellos es que lo que proponen los gobiernos solo favorecería a los grandes medios, particularmente en Australia a Rupert Murdoch, dueño de Fox News, uno de los grandes emporios de noticias en el país oceánico. Otro argumento que esgrimen, basado en datos que los respaldan, es que las poblaciones de las zonas rurales o más alejadas de las grandes urbes utilizan a redes como Facebook para informarse, osea que no visitan las webs de los medios sino que clickean desde lo que la red social hermana de Instagram, les presenta en su feed según el algortimo válido en el momento. Un peligro real y cada vez más latente en nuestras sociedades.

Los generadores de contenidos son acaso los grandes protagonistas de este conflicto, aunque no fueron muy consultados a lo largo de esta pelea. Es sabido que los medios vienen con una crisis galopante, la cual tiene como consecuencias el cierre de redacciones, medios y la falta de trabajo para muchísimas periodistas alrededor del mundo. Sin embargo, también deben cuestionarse como se llegó a esta pauperización que posicionó a los portales de noticias en un lugar tan incómodo y tan pobre.

Las cartas están echadas, Australia y Francia pueden ser un faro en esta pugna pero obviamente los intereses son contrapuestos y ninguna de las dos partes tiene ganas de ceder ni un centímetro. En el medio están los generadores de contenidos, los cuales tienen las armas más potentes que las otras dos partes utilizan para ganar posiciones de poder en la opinión pública. El tiempo dará muchísimo para hablar, pero es momento para empezar a enmarcar la acción de estos monstruos que están marcando el pulso de nuestras vidas.

Más artículos
Jorge Araujo en La Tangente: A un minuto de despegar