El guardián entre el centeno

El guardián entre el centeno: Un libro asesino

¿Un libro puede matar? ¿Quién lo escribe es responsable?

Qué cuenta Salinger en su primera novela de 1951, que alcanza fama inmediata y hace que Mark David Chapman dispare contra John Lennon, John Hinckley Jr. lo intente contra Ronald Reagan y quizás varios anónimos levanten un arma luego de una apacible e inocente lectura de ficción.

Esta novela autobiográfica se convirtió en la voz de toda una generación de jóvenes sumidos en la frustración por las convenciones de la sociedad. The Catcher in the Rye, el título en inglés, hace referencia a una reflexión que el protagonista, Holden, realiza sobre un catcher (el receptor en béisbol, alguien que agarra o sujeta) que evita que «los niños caigan en el precipicio». También se tradujo como El cazador oculto, pero Salinger desautorizó cualquier otra traducción al español, con lo que este último título nunca más pudo usarse.

Narra la historia de Holden Cauldfiel, un muchacho enfrentado al fracaso escolar, a las rígidas normas de una familia tradicional, a la experiencia de la sexualidad más allá del deseo. Su confesión sincera y sin tapujos, está muy lejos de la visión azucarada de la adolescencia que imperó hasta entonces en una Nueva York que se recuperaba de la guerra.

Holden es el héroe de la novela que el asesino de John Lennon, Mark David Chapman, tenía el 8 de diciembre de 1980, en su ejemplar él que escribió «Esta es mi declaración», y lo firmó como «Holden Caulfield». Luego pasó la mayor parte de ese día en la entrada del edificio Dakota. Alrededor de las 10:49 P.M. la limusina de Lennon y Ono, regresó y cuando salieron del coche, Chapman disparó seis balas con un revólver calibre 38. Luego permaneció en la vereda, sacó su libro y lo leyó hasta que llegó la policía.

El segundo caso relacionado sucedió un año después. Pero los planes del asesino no llegaron a producirse por suerte para su víctima, el mismísimo Ronald Reagan. John Hinckley Jr. intentó en 1981 acabar con la vida del presidente norteamericano. La bala disparada impactó en el cuerpo de Reagan, entrado por su axila y alojándose a escasos centímetros de su corazón. Finalmente, consiguió sobrevivir al atentando. El atacante aseguró reiteradas veces a lo largo su vida, que estaba realmente obsesionado por el libro de Salinger.

Rebecca Lucile Schaeffer

Por último, el otro caso sucedió en 1989. Robert John Bardó asesinó a la actriz Rebecca Lucile Schaeffer en la puerta de su apartamento tras haberla acosado durante tres años. Cuando el asesino fue detenido sostenía también un ejemplar de “El guardián entre el centeno”.

Inspiración, incentivo o provocación, lo cierto es que novela de Salinger, «El guardián entre el centeno» se mantuvo en el 10º lugar en la categoría de libros más leídos en Norteamérica, durante la década de los 90 hasta el año 2005.

Más artículos
Prometió y volvió