Die Toten Hosen y el fútbol: Una pasión eterna

Es la historia de un amor como no hay otro igual, rezaba la canción de un conocido cantante. Fútbol y música unidos. Die Toten Hosen y Fortuna Düsseldorf.

Una de las historias más conocidas de la maravillosa unión entre el rock y el fútbol es la de los alemanes Die Toten Hosen. La banda liderada por Campino (Andreas Frege) y compañía demostró tener, además del punk rock como bandera, el fútbol como pasión.

Una de las bandas alemanas más queridas, especialmente en Argentina, fue la encargada de salvar al Fortuna Düsseldorf, equipo que milita actualmente en la Bundesliga 2, la segunda división de la liga alemana de fútbol, luego de que la entidad deportiva estuviera a 24 horas de quedar en quiebra. Así lo cuenta el cantante Frege en una entrevista: “El manejo del club era tan desastroso, que un día recibí un llamado en el que me decían que necesitaban pagar un millón de euros en 24 horas o, de lo contrario, quebraban”.

Para el fútbol alemán, el Fortuna es uno de los clubes con mayor tradición e historia dentro de los equipos que participan activamente de la liga. Oriundos de la región Rin-Ruhr de Renania del Norte-Westfalia, fueron fundados en el año 1895. Se consagró campeón de la Bundesliga solo una vez en el año 1933. De ahí en más, las temporadas en la máxima división del fútbol teutón han sido pocas. Un club humilde, de ferviente apoyo de sus hinchas y que en el año 2001 estuvo a punto de desaparecer por un acumulado de deudas casi mortal.

Fue ahí donde la banda oriunda de Düsseldorf, Die Toten Hosen, salió a su auxilio. Con un arreglo proporcionado por la banda para publicitar con una cervecería, logró conseguir el dinero que el club necesitaba y así lograr el rescate financiero necesario para que el “flingeraner” siguiera existiendo. Como señal de gratitud, el club lució orgullosamente el emblema de la banda en medio del pecho. Orgullo y gratitud.

“Nunca usamos la banda para hacer publicidad, pero hicimos la excepción esa vez, y gracias a eso, el club pudo sobrevivir”, confesaba el cantante, quien demostró tener un gran cariño por Argentina y su público.

La historia de amor de los Hosen y el F95 no tiene solamente este antecedente. Durante el año 1988, mucho antes de la fatídica etapa donde casi desaparecen, la banda comenzó a ayudar al equipo. Un año después del descenso a la segunda división, los integrantes decidieron donar a las arcas del club un marco (moneda de la época) alemán por cada entrada vendida en la gira de presentación de uno de sus discos más famosos, Ein kleines bisschen horrorschau. El dinero recaudado se utilizó en la compra de Anthony Baffoe, un defensor ghanés.

Anthony Baffoe jugó en el Fortuna Düsseldorf 72 partidos entre 1989 y 1992.

Además del fútbol, Die Toten Hosen tiene otra gran pasión. Y tiene que ver con nuestro país. La relación entre el público argentino que los sigue y la banda alemana trasciende fronteras. En una entrevista para un conocido medio argentino, el cantante contaba que en ningún país les pasa lo que ocurre en Argentina cada vez que vienen.

Este panorama los llevó al punto de organizar su propio festival durante el año 2018 en nuestro país. El “Hosen Fest” que contó con pilares del punk argento como Cadena Perpetua y Attaque 77 en sus filas, se desarrolló el 17 de Noviembre de ese año en el Club Ciudad de Buenos Aires.

La pasión de los fanáticos argentinos es una de las cosas que los sorprendió en su primera visita, y que al día de hoy no deja de hacerlo. Que tantos kilómetros de distancia no cambiaran la locura y el amor que sienten por ellos, y cada vez que vienen, agotan el teatro que sea. De eso se trata, como el fútbol, como la música, como todo. De pasión, de fidelidad, de cariño. Ya sea por una banda o por un club, pero pasión al fin. Y sin fronteras.

Más artículos
Alan Sutton y Las Criaturitas || CC Matienzo || Ph Diego Hómez || 13.09.18