Cuentas saldadas

The Who + Guns and Roses | Estadio Ciudad de La Plata | 01.10.2017

Varios meses antes se promocionaba como una noche histórica para la ciudad de La Plata. Los británicos de «The Who» tocaban por primera vez en Argentina y compartían escenario con, nada más y nada menos, que «Guns N´ Roses”. Tuvimos un domingo lluvioso, ventoso y frío, pero eso no les importó a las más de 40.000 personas que colmaron el Estadio Ciudad de La Plata.

A las 20:15 The Who arrancó su show con toda la fuerza. Sonó «I Can´t Explain» y el público entendió de qué se trataba esta legendaria banda. Desplegaron un show a puro rock y muy arriba; repasando muchos de sus hits mientras en una gran pantalla las imágenes acompañaron de manera efusiva cada tema. Entre los temas que tocaron se destacaron «My Generation», «I´m One», y «Behind Blue Eyes», era un clásico tras otro como si el tiempo no hubiera pasado nunca.

A medida que fue avanzando el recital «Los Who» se fueron ganando el respeto y admiración de la gente que nunca los había escuchado en vivo, terminaron tocando «Won´t Get Fooled Again» y se llevaron una gran ovación del público.

Llegó la hora del plato fuerte, apenas pasadas las 22:00 horas se escuchó el primer acorde de «It´s So Easy» y el estadio explotó ante la presencia, luego de un año, en el escenario de Guns N´ Roses. Las luces componían un hermoso espectáculo mezclado con el humo de la pirotecnia lanzada por la banda y el vapor que emanaba de los fans que no paraban de saltar ante una intensa lluvia.

Ya en los primeros temas, Axl se dirigió a su público diciendo que no quería que nadie salga lastimado y les pidió que dieran un paso atrás para evitar apretujones y avalanchas. Así era el clima en La Plata, así estaba la gente.

El cuarto tema fue una sobredosis de adrenalina para los ya exaltados fans: punteo de Slash, eco del sonido de su guitarra en toda la ciudad y «Welcome To The Jungle» reventó el lugar. Axl tuvo que reiterar el pedido intentando cuidar a su público al tiempo que agradeció a todos por estar ahí, bajo la lluvia siguiendo el show.

Intro de piano a cargo de Dizzy Reed y «Estranged» calmó un poco a las fieras de la jungla. El show continuó con los clásicos «Live and Let Die, «Rocket Queen» y «You Could be Mine». Luego fue el turno de Duff cantando «New Rose», tema que él mismo interpreta en el disco «The Spaghetti Incident».

Los solos de Slash fueron una caricia a los oídos de todo aquel que gusta del rock. Así el ruliento guitarrista se volvió a lucir cuando interpretó «Speak Softly Love» (tema de la película El Padrino). El show transcurría a pleno con un sonido nítido y potente, evitando cualquier comentario malintencionado con respecto a esa variable. Luego llegó el turno de «Wish You Were Here» en una hermosa versión y Cornell también tuvo su recuerdo con una versión sólida de “Black Hole Sun”.

La lluvia no cesaba y así fue que con Axl en el piano sonó «November Rain», marcando uno de los picos máximos de la medianoche platense. Son esos momentos, en donde a uno le cae toda la historia junta sobre la cabeza, y empieza a tomar dimensión de lo que vive.

Pasaron más de dos horas y media y Guns N ´Roses seguía en el escenario desplegando un gran repertorio.
Subieron la apuesta con «Nightrain», bajaron decibeles con «Don´t Cry» y «Patience» para terminar muy arriba con «Whole Lotta Rosie» y «Paradise City». Ni la lluvia, ni el frío, ni nada pudo opacar esa noche de música de la que tanto se hablaba.

Con Slash tocando todo el show bajo la lluvia sin importarle nada, con una gran puesta en escena y  un estadio repleto, Guns N´ Roses y The Who llenaron de música a los fans.  Fueron más de tres horas a puro rock lo que los Guns le dieron a su gente. Nadie pretendía ver a Axl corriendo por todo el escenario, porque los años pasan para todos, pero lo que no pasa es la música, esa misma que desplegaron estas dos pedazos de historia del rock y que sin dudas hicieron que sea una noche histórica.

Más artículos
Vuelve la magia