Constancia y potencia en la tarde del sábado

A cielo abierto en Ciudad Cultural Konex

El último sábado de enero venía con una propuesta interesante en el patio del Konex, uno de los espacios que más actividad tiene durante los meses de verano.

En esta ocasión, Rivales, Cruzando el charco, La perra que los parió y Cielo Razzo formaron parte de una grilla que tenía bandas en ascenso y consagradas, lo que formaba una conjunción que mezcló público de todas las edades.

La ciudad de los diagonales quedó muy bien representada con las dos primeras bandas, el público, el cual soportó altas temperaturas, festejó y cantó las canciones. Esto reconfortó a los que estaban arriba del escenario demostrando que las semillas ya están esparcidas, para luego cosechar en el corto plazo.

La Perra, con un fin de 2016 soñado, desplegó su set de manera sólida. El Viejo camina, sonríe y genera complicidades con los presentes. La banda acompaña de excelente manera, La Perra suena cada vez mejor y sus canciones se van aggiornando con el correr del tiempo. Hay mucho laburo en esa banda, y los escenarios que los reciben son una muestra fiel de eso.

Cuando el sol caía, tipo ocho de la noche, Pablo Pino y sus muchachos nos arrollaron con «Galope» para repasar veintidos canciones de sus más de veinte años de historia. «Buenas», disco del año 2001, tuvo fuerte presencia a lo largo de la noche. Hubo bloque acústico, similar al que vivimos en el Teatro Flores a fines del año pasado. «Ventana», primer corte de «Tierra Nueva», es el último de una tarde noche que se extendió a lo largo de más de seis horas, y que dejó un panorama sobre nuestra escena cancionera.

Más artículos
Ysy A en Teatro Vorterix: Más que un varón