Astor Piazzolla: Un argentino incomprendido

Un siglo después de su nacimiento la música de Piazzolla sigue presente en nuestro día a día.

El 11 de marzo de 2021 se cumplen 100 años del nacimiento de Astor Piazzolla, acaso uno de los artistas más disruptivos de la historia de nuestro país. Un hombre que siempre tuvo que luchar contra dificultades y prejuicios, pero que a medida que pasan los años su legado va siendo comprendido cada vez mejor.

Desde este artículo queremos mostrar todas las caras de Astor, una vida envuelta de idas, vueltas, polémicas pero nada de eso puede llegar a los niveles de su arte. Piazzolla fue un artista completo porque llegó a los escenarios más importantes del mundo, entre ellos Central Park (Nueva York), Teatro Olympia de París y el Teatro Colón de Buenos Aires. Son pocos/as músicos que llegaron a esos espacios.

Es completo porque desde chico se topó con los grandes y los cautivó, su relación con Gardel y el interés de éste para llevarlo al fatídico viaje de Medellín. La participación en la orquesta de Troilo en sus comienzos, años en los cuales el Gordo le decía que toque simple y no se complique. La unión con el Polaco Goyeneche para esos ciclos en el Teatro Regina y el disco con Gerry Mulligan, uno de los más destacados de la historia del jazz.

Astor Piazzolla en el Teatro Colón, Buenos Aires (1983)

Afirmamos que es completo porque del dolor sacó su obra más grande, allá por el año 58 había decidido volver a Nueva York porque su país le daba la espalda por su música tan osada para las cabezas de la época. Todo estaba dado para trabajar en un banco, pero un hecho fortuito impidió que esto suceda. Sale de gira con Copes y María Nieves por Centroamérica y le llega la tremenda noticia de la muerte de su padre. Dedé, su primera esposa y madre de sus dos hijos, lo llama para saber si quería que ella viaje. Él se negó y de ese dolor y de un encierro de una hora salió «Adios Nonino», una gema de las más importantes de la música popular argentina.

Sostenemos que era un hombre completo porque también tenías sus demonios, era un tano cabrón que se agarraba a piñas con los tacheros que no lo querían llevar porque decían que él no tocaba tango. Se sentó en una mesa con el dictador Videla y pagó con el enojo de su hija y de su amigo Cortázar, entre otros nombres. Se peleó con su hijo porque le dijo que desarmar el octeto y volver al quinteto acústico era un paso atrás en su carrera y por toda la polémica que vivió con Amelita Baltar, en sus años amorosos más explosivos.

Piazzolla era completo porque buscaba la distinción, si hasta tocaba el bandoneón parado para interpelar a aquellos críticos de su arte. En los mejores momentos de su carrera, pegaba un volantazo y arrancaba de nuevo. Si hasta se animó a meter una guitarra eléctrica, la de Horacio Malvicino, en una banda de tango.

Astor Piazzolla Quinteto (1987)

Un artista total porque lo versionaron enormes músicos de todo el mundo, Al Di Meola, Grace Jones, Barry Reynolds y una lista interminable. Tuvo éxito en Italia, donde su mayor highlight fue Libertango, un disco que marcó un paradigma y que terminó de torcer el brazo de todos esos puristas que discutían a Astor. Si hasta el Gordo Troilo se emocionó con su bandoneón cuando interpretó «El Gordo Triste» en su homenaje, a pesar de que había dejado el ala de Pichuco cuando era pequeño.

Afirmamos que es completo porque la vida le permitió cerrar su herida más grande, el enojo con su hijo. A finales de los 80, Astor tuvo algunos problemas cardiovasculares que lo empezaron a preocupar, sus médicos le dijeron que podía vivir una década más aproximadamente, él afirmaba que vivir hasta los 83 era un buen panorama. En 1990 en París sufre una embolia que lo tiene en cama hasta sus últimos días, a pesar de recuperar algunos movimientos nunca pudo recuperar el habla, sin embargo recuperó la relación con su hijo en los dos años de internación.

Piazzola: Los años del tiburón. (Trailer Oficial).

Piazzolla es completo porque luego de su muerte su reconocimiento fue mayor, porque las nuevas generaciones disfrutan su música mejor que lo hicieron sus contemporáneos. Es completo porque allá en los 50, cuando tuvo la chance de tener una beca para estudiar con Nadia Boulanger, ella le dijo luego de tocar «Triunfal», uno de sus tangos, lo siguiente: «No abandone jamás esto. Ésta es su música. Aquí está Piazzolla». Piazzolla es completo porque eso fue lo que nunca abandonó, hasta en su muerte fue Piazzolla.

Salud Astor, feliz cumpleaños maestro…..

Más artículos
Los problemas de Male Villa