El rugido de la pantera

Miss Bolivia en Teatro Sala Opera

Indomable. Salvaje. Auténtica. Como una bomba que detona, Miss Bolivia hizo arder el Teatro Sala Opera de La Plata, el pasado sábado 9 de Septiembre, con un power que impresiona. De la mano de “Pantera”, desplegó toda su fuerza animal con su fusión de cumbia y hip-hop, derrochando energía y potencia sobre el escenario.

Para Miss Bolivia, ser un artista conlleva una responsabilidad social y, a través de eso, toma la música como una herramienta de transformación cultural. A lo largo del set, en el que predominaron las canciones de su último material, se preguntará dónde está Santiago Maldonado; como también plantará su postura a favor de la legalización de la marihuana a través de “Mama”, un agradecimiento en forma de canción a la Pachamama y su naturaleza.

«Salí para el trabajo y no fui, salí para la escuela y no llegué, salí del baile y me perdí, de pronto, me desdibujé (…) Si tocan a una nos tocan a todas, el femicidio se puso de moda, el juez de turno se fue a una boda, la policía participa de la joda.» Sin uso de retórica ni poesía, Miss Bolivia se comunica de forma cruda, directa y afilada. «Paren de matarnos» fué el pico más alto del concierto, un grito en alto contra la violencia y a favor del movimiento “Ni una menos” .

“Hay 5 palabras que me definen: A la gilada ni cabida”. Sin mayores preámbulo, y con la irreverencia que la identifica, “Tomate el palo” comenzó a delinear el cierre de una presentación a puro baile, actitud y fuego. Una noche en la que Miss Bolivia demostró ser una autentica pantera al acecho dentro de la jungla de cemento.

Más artículos
Un regreso esperado