Verónica Muñoz: «Para un artista independiente y que se autogestiona la agenda siempre está abierta y en vías de programación»

Luego de un año repleto de buenas experiencias y crecimiento, Verónica Muñoz comienza a calentar motores para este 2020 con su placa «Silencio y Remolinos». Una nueva fecha en Café Vinilo y varios conciertos en el mes de marzo que refieren al 8M la mantienen trabajando muy fuerte. En un rato de descanso charlamos con ella sobre todo esto.

Tu repertorio está compuesto por canciones propias y de diversos artistas de muchos estilos. ¿Cómo es la elección del mismo?. ¿Cual es la canción que aún no te animaste a hacer?

Mi repertorio se basa, por un lado, en mis propias canciones, y, por otro, en todo aquello que es la suma de un trabajo que tiene varias «patas» por donde mi percepción se pone en juego. En este terreno, busco e investigo mundos creativos no tan transitados -Amalia de la Vega, Fernando Tavolaro-, pero también recalo en los grandes autores nuestros -Gardel, Piazzolla, y todos los grandes compositores de tango y milonga-, sin dejar de bucear en la música compuesta por mujeres -Carmen Guzmán, por nombrar una-; sí, pero también me dejo ir por las «ramas» y puedo abordar tanto algo brasileño como también una canción de Fito Páez. 
Al pasar por mi «filtro» todo ese repertorio tan variado, encuentra en punto mi propia forma, mi mirada, a la que definiría como minimalista, que, sin dejar de estar dentro de la música popular, conlleva algo de la música de cámara en sentido estricto, algo que también está en mi formación como intérprete. La segunda parte de la pregunta tiene muchas respuestas, en realidad, nunca me hice la pregunta de esa manera- Puedo decir que las canciones que me gustan, las que se adentran en mi sensibilidad, e intuyo que son para mi, pues, hacia ahí voy… 

El año que pasó fue muy positivo en tu carrera. ¿Qué nos podes contar del mismo?

Si, fue hermoso, fue un 2019 lleno de experiencias, un nuevo disco, nuevos recorridos con mi guitarra a cuestas, con conciertos por el interior del país, Buenos Aires, y, a fines del año, mi tercera gira por España y Portugal, que esta vez se amplió a Francia, siempre de la mano de «Silencio y Remolino»

Se viene una fecha el 27 en el Vinilo. ¿Con qué nos vamos a encontrar en esta fecha? ¿Habrá invitados?

Sí, el 27 de febrero formaré parte del Ciclo de Guitarras que tiene la dirección artística de Ernesto Snajer y Café Vinilo. Vuelvo al cálido reducto cultural de Palermo, y con renovado impulso. El concierto del 27 es lo que hice en mis giras, el despliegue de mi álbum «Silencio y Remolino», pero que, esta vez, contará con una invitada especial, la guitarrista y compositora Andrea Zurita. Ella es parte del «Espiral de Mujeres Guitarristas», de «Las Cuartetas», entre otros proyectos musicales. Compartiremos sobre el escenario tanto composiciones de ella como de las mías y, también, alguna canción  del repertorio argentino. Se vienen días de preparativos, de «juntada» y ensayos, ese movimiento espiritual vivificante que nos nutre y que se recicla cada vez que se anuncia un concierto.

¿Cuáles son los planes para este año en materia de conciertos?

La vida va… y para un artista independiente y que se auto gestiona la agenda siempre está abierta y en vías de programación, pero sí, hay planes. Luego del concierto en «Vinilo» sigue un megaconcierto en Rosario con «Mujeres Tangueras Rosarinas» en el Centro Cultural Atlas. Es un movimiento de mujeres artistas que se viene desarrollando con fuerza desde hace un tiempo y que, entre otras cosas, está abriendo un muy valorable espacio a mujeres compositoras del género. Un espectáculo que viene marcando presencia desde el concierto realizado por primera vez en el XV Encuentro Metropolitano de Tango 2019, en donde se oyeron nuevos tangos -y «derivados»-, hechos e interpretados por sus propias autoras.
Continúo después con un Ciclo de tres entregas en La Casa del Tango para cerrar, a toda orquesta, en el Centro Cultural Atlas en la celebración del día del Tango. El 11 de marzo volveremos allí, al Atlas y lo haremos a full! Un concierto que aunará nuevos tangos, nuevas formaciones grupales, y, en fin, todos diferentes estilos, cantoras, instrumentistas y bailarinas para celebrar el 8M. 

«Silencio y Remolino» tiene mucho hilo aún para desandar. ¿Cuáles son las sensaciones con respecto a esta placa?

«Silencio y Remolino» va dejando buenas vibraciones, y yo, desparramando alegrías… Esto que tanto me gusta, eso de andar por aquí y por allá me abre puertas hacia nuevos públicos y me permite el grato encuentro con otros músicos y artistas con quienes compartir, experimentar y aventurarnos a cruzar nuestras pasiones y sentires. 

Más artículos
Te proponemos: Raybet