Una experiencia que todos deben vivir

Las Pelotas en La Trastienda

La primera noche de las tres pautadas presentaba un clima frío que quedaba atrás cuando uno cruzaba la puerta de entrada del reducto ubicado sobre la calle Balcarce. Las Pelotas volvía a su casa en Capital, la que los tiene alojados hace muchos años y siempre los recibe tan bien y con una energía tan intensa.

A todo esto, ellos respondieron con una apertura contestaría: “Saben”, “Orugas” y “Que podes dar”, entre otras, para luego ingresar en un momento de calma con temas de los últimos dos discos, los cuales son cada vez mejor recibidos por el histórico público pelotero. El hit “Será” se coló entre medio para el momento tribunero de la noche.

https://www.youtube.com/watch?v=MXeWyjxs4dU

Algún osado me dijo alguna vez que la banda de Daffunchio era una de las mejores que ejecutaba la música reggae en este país, al escuchar “Que estés sonriendo”, “Si supieras” y “Solito vas”, uno tras otro me acordé y asentí esa afirmación tan acertada. Pasan los años, el bloquecito de la música jamaiquina se mantiene y gana en emoción.

“Sueños de mendigos” es el primer cierre de la noche, una melodía selecta de una banda que disfruta la interacción escénica entre ellos. La arenga del público daba muestras que sabían que quedaba más, “Movete”, a pedido del público y “Capitán América” fueron el segundo cierre, del cual tampoco nos confiamos.

Como siempre que vemos a Las Pelotas, el Bocha anda dando vueltas por ahí, corriendo, saltando, haciendo lío, como le gustaba a él. Gabriel Dabbah con “Día feliz” y “La mirada del amo”, y la banda con “El cazador” nos hicieron llegar a los puntos máximos de recuerdo. “Sin hilo” al final funcionó como una yapa para que la locura no baje y nos vayamos pateando por la Avenida Belgrano pensando en “¿Cómo estoy?” y “¿Dónde voy?

Más artículos
Tomi Lago: «Hay tango en finlandés y tango en japonés, los argentinos y las argentinas no lo podemos dejar de hacer»