Silvestre y la Naranja: «El encierro nos permitió profundizar más en las letras»

La música nacional cuenta con una camada de artistas que renovaron la escena indie, entre ellos/as encontramos a proyectos como «Silvestre y la Naranja»

«Supersticiones» es el cuarto disco de estudio de Silvestre y la Naranja, una placa planeada pero con muchos reajustes constantes por todo el contexto sobre el cual se compuso y se grabó. Es un salto cualitativo en todo, y el cual puede posicionarlos en distintos mercados que confirmarán el crecimiento que vienen teniendo en todas las plataformas. Una opción fresca, con una impronta propia y que respeta, en esta ocasión, el famosa mito de «un disco cada dos años».

El concepto de «Superstición» tiene muchos detractores y muchas personas que hacen culto del él. ¿De qué manera lo definiría Silvestre y la Naranja al mismo?

Tal como decís, la superstición para muchos es una especie de religión devaluada en charlatanería, y para otros puede ser una creencia super importante. Pero siempre está el concepto de creer en una idea que no sabes de donde viene, y creer en lo incierto o desconocido. Nosotros partimos de esa base, y no nos aferramos a la interpretación literal de la palabra, sino que jugamos con la idea de la incertidumbre. «SUPERSTICIONES» es un disco que quedó atravesado por la pandemia y la cuarentena, y la cuestión de la inquietud y la poca certeza sobre lo que estaba pasando (y lo que iba a pasar) es uno de los conceptos que más se ve en las letras. Es una reflexión personal sobre los tiempos raros que estamos viviendo.

«Anim4ales» es un disco que tiene poco tiempo y no pudo ser tocado de la manera que seguro deseaban. ¿Todo esto aceleró los tiempos de las nuevas canciones o el proyecto trabaja con un plan en materia compositiva que intentan respetar?

Ya había un plan de arrancar a grabar un nuevo disco para principios del 2020, antes de que explote la pandemia. De hecho, todas las canciones fueron compuestas en el verano del 2019/2020, justo después de la salida de ANIM4LES, y tuvimos la primera sesión de grabación de baterías una semana antes de que arranque la cuarentena. La idea era tocar ANIM4LES durante todo el 2020, mientras íbamos grabando el nuevo disco. Pero a pesar de que siempre fue el plan grabar, el encierro nos permitió meternos más de lleno en la producción, y profundizar más en las letras, así que creo que generó que logremos un disco más rico y sustancioso.

¿Cuáles son los cambios en la interna entre disco y disco? ¿Buscaron nuevas formas de componer, grabar y de post producción?

La realidad es que veníamos con mucha manija de grabar, entonces cuando logramos juntar una buena cantidad de canciones ya quisimos meternos en el estudio sin pensarlo tanto. De hecho en cuanto a la grabación y post producción seguimos los mismos pasos de ANIM4LES, grabando en los mismos estudios y trabajando con Nico Kalwill y Carlos Laurenz en mix y master. Creo que la gran diferencia se dio en la composición, pero de una forma super natural, simplemente escribiendo y componiendo lo que nos vibraba en el momento, que no era necesariamente lo mismo que hace un año y medio cuando estábamos grabando ANIM4LES.

El crecimiento de la banda en los últimos años es bastante exponencial. ¿Sienten eso como una presión porque hay más oyentes esperando las nuevas canciones? ¿Qué fue lo que más les sorprendió de todo este proceso de crecimiento?

Creo que hay como una doble vara, por un lado hay una seguridad que se va formando al ver que a algunas personas les gusta lo que haces, y por otro lado, se puede generar una presión interna de superarnos y escribir mejores canciones. Ir girando entre esos dos estándares está bueno porque no te mambeas tanto. Creo que ANIM4LES impactó más de lo que pensamos al momento de hacerlo, y fue super gratificante la respuesta de la gente al disco. Y creo que eso nos dio muchísima energía para encarar la etapa en la que estamos ahora.

Sumaron amigos a cantar con ustedes en algunas canciones del disco. ¿Cómo fue esa elección y que significa cada uno de los invitados en la vida de «Silvestre y la Naranja»?

Goyo y Esme, además de altos musicxs, son dos amigxs desde hace mucho tiempo. La combinación de esos factores hicieron que las colaboraciones salgan super naturales, y se plasmen de una forma hermosa en las canciones. Creo que se nota cuando las colaboraciones son orgánicas y cuando no. Ambxs lograron potenciar la energía de cada canción, y esa era un poco la idea, Goyo con su timbre festivo y energético, y Esme con su voz poderosa con tintes nostálgicos.

¿Se quedaron con ganas de algo en este disco? ¿Cuáles son los planes más ambiciosos que tiene la banda con «Supersticiones»?

Ahora lo que más tenemos ganas de hacer es salir a tocar por todos lados. Expandirnos y que nuestra música llegue a la mayor cantidad de lugares que podamos. Primero girar por nuestro país, y si se nos permite, también viajar afuera :).

Más artículos
Mucho Huevo y pocas nueces