¡Satan Saturday!

Satan Dealers | Roxy La Viola Bar | 01.09.2018

Primer sábado de septiembre, con sueldo en mano nos disponemos a gastar un poco de lo poco que es, ¿y qué más da? si difícilmente llegaremos a fin de mes, más vale perderlo desde ya en algo que nos haga sentir vivos durante un rato, una cerveza en mano, alguna canción de fondo y si tenemos suerte, recital que valga la pena. Siempre hay algo para ver en esta ciudad, bandas que tocan por primera vez, alguna otra que se separa esta noche, esperando encontrar algo.

Brilla una famosa marquesina en Niceto Vega justo al pasar Fitz Roy, ROXY PRESENTA SATAN DEALERS, la luz rebota en las camperas negras de cuero en una fila que da la vuelta en la esquina, nos apresuramos a tomar la cerveza de la mano y nos volvemos una misma masa de gente ansiosa, los Dealers estarían en su único show del año y mira si tenemos suerte, no hay decisión política que nos robe esta noche, ya ganamos.

El quinteto satánico es rock salvaje y The Roxy La Viola Bar es el lugar perfecto para ellos, pasamos las dos puertas luego de la parada obligatoria en la barra para encontrarnos a un recinto casi lleno moviéndose al ritmo de esos riffs agresivos, ya esto había comenzado y llegamos justo para “Black Hunter, White Hunted” himno clásico del primer disco “The Brightest View” seguida de “No hay Amigos en este tren”, aquel himno veloz de “El ardor de los Perfumes Prohibidos” del 2010, un Cadillac descapotado que se acerca a toda velocidad para estrellarse contra el recinto.

Adrián Outeda es el referente de todas las miradas, de voz rota, sangre y rock mueve al público como una misa garage donde todos son creyentes, la banda suena esplendido, incluso los golpes de feedback que quieren romper los parlantes los hace sonar más rock todavía, algún grito de fondo es el mejor aplauso.

https://www.youtube.com/watch?v=v1rk4uXC-Bg

Mientras suenan los clásicos, el ambiente se torna salvaje, hay pogo al frente y los solos de Martin Pinheiro y Vito Rey dejan boquiabierto a la mayoría, en este año y medio de descanso los Dealers suenan crudo y visceral, hay influencias punk, hardcore y rock setentero, todo en la misma banda que tanto nos gusta.

Entrada la noche mientras las fuerzas se van acabando, las letras de vinilo que decoraban el bombo de Cristian Salvucci y que leían -SATAN DEALERS- se han caído por completo al intentar soportar la fuerza de una banda que no envejece, suena “Marea Alta” de “Canciones para Desertar” y la pantalla detrás de los dealers sentencia un “Macri repudiamos tu gobierno”, el under agresivo, callejero y subversivo siempre vivirá para darnos un golpe de realidad.

“Cuando la noche cierre al fin espero que te acuerdes más.” Grita Outeda en “Me tapa el aire”, todos cantan y la vibra de la noche no puede ser mejor, es una fiesta de amigos que nadie olvidará, los Dealers son los referentes de un género, ojalá y tengamos la suerte de repetir algo como esto, por ahora, estamos completamente satisfechos.

Más artículos
I Griega: Apostar fuerte y al medio