Post Psicodelia de viernes por la noche

Los Llanos || Niceto Club Lado B || 09/03/2018

Buenos Aires tiene huecos nocturnos, espacios underground de mística alcohólica, si algo ha de contar estos recovecos, es música; la nueva y bizarra, la diferente y clásica. Los verdaderos liberales melómanos lo saben, se cargan de previa banal (en casa probablemente) y se disparan a la calle, cuadras repletas de boliches, afters de viernes en búsqueda de lo únicamente necesario: recitales.

Uno de esos recintos es la pequeña puerta detrás de Niceto Club, a media Humboldt todos conocen ya el Lado B, y si no lo conocen, no merecen la calidad de este lugar, SIEMPRE puedes escuchar algo interesante acá, y necesario era escribir acerca de Los Llanos, cerraban la noche (a las 22:00hs) con una propuesta de avanzada, banda formada por caras conocidas de la movida under y miembros de Satan Dealers.

Los Llanos es la banda Post-Rock de Buenos Aires, es fácil escuchar a Mogwai y a Boards of Canada entre los seis temas que nos presentaron, pero más allá del estilo, tienen mística y psicodelía de sobra, “Colman” y “Acuario” es lo primero que suena, la atmósfera se cierra, en contraluz los vemos con visuales turbios y el ritmo hipnótico atrapa a todos los presentes, es difícil poner en palabras un género complejo, que depende del momento y la fluidez de la banda, al dejarse llevar, Los Llanos te harán sentir en casa.

“Cecilia” y “Decero” nos recuerda a los texanos de Explosions in The Sky, luces violetas iluminan los pequeños metros cuadrados, iluminan los rostros concentrados del público y el trío de guitarras juegan con una batería in crescendo, algún alarido se escucha al fondo y los aplausos interrumpen algún solo demasiado intenso como para desperdiciar.

Cierran con “Amanecer” y “Conexión”, un sentimiento somnoliento, mareado con una actitud pasiva-agresiva, un ritmo que nos hace querer romperlo todo, una banda que nos tienta, a veces prog, a veces straight in your face rock, es la fusión de muchos géneros lo que la hace tan atractiva, se despiden agradeciendo y nos despedimos con ganas de más.

Más artículos
Música en tiempos de cuarentena: RC y su «Cuestión de suerte»