Lo que dejó el Baradero

Baradero asume ser Rock y lo reafirma con la edición 2018 del Festival nacional más importante de la Provincia de Buenos Aires.

No necesita preparación, al contrario con un cartel de más de 50 bandas distribuidas a lo largo de los tres días, te invita  a que vos te prepares, jornadas llenas de rock, cerveza y sol. Nada más lindo que caminar por las calles y entender que es nuestro Baradero y que ellos lo saben, desde la llegada las mochilas, carpas, remeras de los principales Iorio (y sus derivados Almafuerte, Hermética) La 25 y Los Guasones, acompañados de toda una logística de trapos y fiesta. A lo largo de la grilla bandas como El Bordo, Nagual, Ataque77, Zona Ganjah, El Plan de la Mariposa, Sueño de Pescado, también se hicieron notar con su público vestido para la ocasión.

Más de treinta grados a la sombra, y con dos grandes escenarios: el principal Isenbeck Rock n Chop y el secundario, y no menos importante bautizado con el nombre Spotify, la organización fue fundamental y dinámica con una banda tras otra, donde la climatización de 30 a 45 min por show fue llevando al extasis para la culminación de cada día.

El mensaje del festival fue la unidad, la equidad y la lucha por la construcción entre las bandas, se hizo notar en las colaboraciones de las bandas como Wallas acompañando a Carajo, Luciana de Cirse junto al Buen Salvaje, el Mono de Kapanga con Piti Fernández, Julián de el Kuelgue con Lo’Pibitos, Perras On the Beach con Turf, entre otras más, lo que nos dice que el espíritu de Festival lo lleva bien puesto el Rock en Baradero.

Otro punto a resaltar fue la construcción y las oportunidades brindadas para las bandas emergentes, tales como Perras On The Beach, Usted Señalemelo, Louta, Bestia Bebé, Nokreo Experimento Virtual Frizz, bandas consagradas como Ataque Massacre Eruca Sativa pusieron su arte y el compartirlo entre ellos fue algo que enriqueció aún más la experiencia.

Más de 30 horas de música en vivo nos deja Rock en Baradero, dónde se hizo relucir ese vaivén heterogéneo que nos vuelve a decir que todos entramos en este Festival, yendo desde el rock, heeavy, reggae, indie, hip hop, funk, y que además suma el espacio de previa del festival, hablamos de “El Parador», el cual contó con una participación bandas de la localidad y de un circuito pre-emergente. Ellos se encargaron de dar la apertura diaria y gratuita a esta fiesta.

La participación masiva tuvo su pico con más de 9000 personas en la segunda fecha del Festival siendo el día más convocante. Hermandad, calor, buena energía y cerveza…ahhh y calor. Baradero 2018, y ya contando los días para el próximo.

Más artículos
Acá está el Panic Rock Festival