La casa Beriso

La Beriso eligió el Estadio Ciudad de La Plata para cerrar su gira “Pecado Capital” en este 2017. Desde temprano las cercanías del Estadio Único se vieron colmadas por mucha gente que aguardaba ansiosa ver a los chicos de Avellaneda.

La primer cita en horas de la tarde fue con “Maldita Suerte”. Esta banda oriunda de Mataderos, que tiene ya más de veinte años dentro del rock presentaba un repaso de sus cinco discos. Con mucha fuerza y un gran sonido le dieron música a los primeros fans, quienes estaban instalados pegados a la vallas. Sonaron muy bien y tuvieron una gran aceptación de la gente.

Pasadas las 21hs llegó el plato fuerte. La banda liderada por Rolo Sartorio apareció en escena y el Estadio estalló. Un imponente escenario, con luces y sonidos acorde a lo que La Beriso nos muestra cuando toca en lugares tan grandes. “Es el quinto estadio que hacemos y volvemos al Único, a una cita con nuestra primer novia”, se escuchó desde el escenario.

El show arrancó con “Legui”, “Mano a Mano”, y “Mañana”. En el séptimo tema, “Realidad” subieron, Piti Fernández y Bochi Bozzalla de “Las Pastillas del Abuelo” y cuando sonó “Madrugada” el invitado fue “Coti Sorokin”, un viejo amigo de la banda

Se pudieron apreciar banderas de distintos lugares y grandes grupos de amigos que se juntaron para disfrutar de un gran recital, promediando el show sonaron “”Andá a Saber”, “Dejame”, “Flores”, “Pensamientos”. En la segunda parte llegaron temas como “Mil Banderas”, “Vamos por la Gloria”, “Como Olvidarme”, “Tan Sola”.

Con tres pantallas gigantes, la del centro en forma circular, y con una gran cantidad de luces el escenario parecía un arco iris cambiante entre tema y tema, lo que daba un marco espectacular. Llegó el turno de “Ella”, “No me Olvides” y el clásico “Traicionero” para ponerle moño a una noche fantástica y cerrar así un gran año para La Beriso.

La gira fue larga, llena de anécdotas y de lugares nuevos colonizados. El momento de mantenerse ha llegado para los de Avellaneda, y ellos están confiados que lo harán de manera aplomada y profesional, como es su fiel costumbre.

Más artículos
Eruca Sativa y ese techo que no aparece