«En este segundo disco se buscó arriesgarnos un poco más»

Con tres años de vida y dos discos en su portfolio, la gente de Valle viene avanzando a paso firme desde el Oeste. El próximo sábado 11 van a presentar «Tierra Fértil», su nueva placa en Santana Bar. Antes de eso, charlaron con nosotros y detallaron todo el proceso de grabación del disco y la gimnasia de hacer convivir a instrumentistas de muy variada formación en sus filas.

«Tierra Fértil» es el segundo disco en tres años de vida. ¿Son canciones que vienen desde el comienzo o se compusieron entre disco y disco? ¿Cuáles son los tópicos sobre los que buscaron hacer hincapié?

Las canciones de Tierra Fértil se comenzaron a componer luego de presentar «Principio», con la banda ya conformada y la idea del proyecto ya establecida. Había frescura y muchas ideas para plasmar. En este disco al estar la banda establecida, las composiciones fueron más en conjunto con la banda y los invitados. En este segundo disco se buscó agrandar el audio de la banda y arriesgarnos un poco más. Los temas mantienen una línea con el primer disco en cuanto temáticas y ritmos, pero profundizándolos.

¿Cuáles son los aportes principales que obtuvieron del proceso de grabación y qué no les gustaría repetir de la misma?

Tierra Fértil es un disco más amplio y grande a nivel sonoro, en el cual conjugan varios factores estéticos y compositivos. Los arreglos de cuerdas, por ejemplo, fueron compuestos casi en su totalidad por las cuerdas que participan en el proyecto, Mercedes Ragusa y Jorge Ramos. El proceso de grabación, al ser un disco más amplio, fue un poco más largo en tiempo, en el que cada pieza fue apareciendo en el momento justo. Las bases de varios temas fueron grabadas en conjunto, es decir, la banda sonando entera. El resto fueron programaciones y bases más del tipo tetris. La mezcla de las dos formas de grabar le aportó más dinámica al material.

Son una banda con muchos músicos y de distintas formaciones. ¿Cuál es la receta para una sana convivencia y para poder aunar ideas tan disimiles?

El proyecto funciona generando el espacio para que cada integrante aporte su calidad y calidez a cada canción, siempre teniendo en cuenta las canciones por sobre todo. El proyecto está planteado como si fuera una obra de teatro, en donde en cada canción hay un actor protagónico y personajes secundarios, lo que le dá tanto al show como al disco, diferentes momentos.

Romaphonic se repitió como estudio de grabación en las dos placas. ¿Cuáles son las variables que los hicieron tomar ese decisión?

En este segundo disco, tuvimos el placer de ir a Romaphonic a grabar las bases del disco, la columna vertebral. Nos permitió conseguir un gran piso en cuanto al audio, para construir el resto del material. En el primer disco hicimos en Romaphonic el proceso de mastering. En ambos casos, al ser uno de los estudios más completos de Argentina, nos aportó muchísimo en cuanto a la calidad del audio de ambos discos. En Tierra Fértil, la técnica estuvo a cargo de Martín Pomares y el Dr. Drum a cargo de Nikko Taranto.

El sábado 11 presentan lo nuevo en Santana Bar, un mítico espacio del oeste. ¿Cómo vienen los preparativos? ¿Que sigue en materia de vivo para Valle durante 2018?

La banda viene en un momento de crecimiento constante, así que esperamos que eso se plasme el 11 en Santana. Van a estar participando muchos de los músicos que tuvieron que ver en Tierra Fértil y estaremos estrenando muchas canciones del disco. Para lo que resta del año tenemos previsto volver a Niceto Club el primero de diciembre, ya que nos fue muy bien hace poquito cuando tocamos ahí.

Siempre pedimos que nos recomienden nuevos ¿Cuáles son las bandas o artistas que recomiendan?

En estos momentos, el caso de los chicos de Todo Aparenta Normal, que vienen teniendo un gran crecimiento con una linda propuesta sonora.

Más artículos
Tokio Hotel trae su Melancholic Paradise Tour a Argentina