El gran amigo Kevin

Kevin Johansen & The Nada | Niceto Club | Ph. Carlos Peña | 20.07.2018

Noche fría de invierno, una razón más para buscar calor en esa familia escogida que son nuestros amigos, hoy en el día que celebra estas uniones del destino nos refugiamos en las luces del cruce entre Niceto Vega y Humboldt, marquesina que anuncia fiesta para calentar los corazones y mover los pies al ritmo ecléctico del “Mister América” de Kevin Johansen y su fantástica banda The Nada, se confirmaba puertas abiertas a las 21:00 hs, mientras la fila se compacta en el calor de la amistad, marchamos lentamente buscando música, magia y mística, tres palabras que son el significado de un viernes nocturno en Buenos Aires.

Johansen es el consentido de todos, con talento para regalar y un carisma único es el frontman del carnaval, el novio de la madrina y el “crack” natural del equipo titular, mientras se abre el telón y la icónica pared de ladrillos rebota las luces de un Niceto Club a casa llena y con pies fríos por ahora, vemos al nacido en Alaska sonreír y entonar “Es como el día” without su hija Miranda y de su último disco “Mis Américas”, corte alegre y movido, como para quitarnos la campera y bailar un poco, seguida de “Dios de la Marea” rapeada por el mismo Kevin en sustitución de Miss Bolivia, que con la actitud adecuada, todo se puede.

A tono perfecto, ese elegante touch del Zurdo Roizner en el bossa-nova de “Ni Idea”, quien regresa a la banda luego de una temporada en banca, lesionado y dado de baja por un accidente “escalerístico” en Madrid, el zurdo es ovacionado por su regreso a la cancha de The Nada.

Invitado de lujo directo desde el norte argentino: Juan Cruz Torres, charanguista hijo de la leyenda del folklore Jaime Torres, acompañó espléndidamente en “Baja la Tierra” y “En mi Cabeza”, del álbum del 2012 “Bi”.

La noche se movió entre éxitos, coros acompañados y bailes no tan tímidos en “No voy a ser yo”, “Cumbiera Intelectual”, “McGuevara y Che Donald” y “Guacamole”, nuestro amigo Kevin, entre risas nos abraza musicalmente con el baile bohemio –no tan serio– de sus canciones, desde el bolero de “El Jardín del desdén” hasta la salsa del “Oh, what a waist”.

Necesario hablar de The Nada, desde el siempre perfecto Julián Álvarez, Cheba Massolo en la guitarra, Maximiliano Padín dando cátedra de folklore y un increíble Andrés Reboratti, TODOS suenan a la perfección y dan vida y magia a estas composiciones; Kevin Johansen es nada sin The Nada, o todos son todo y gracias por eso.

La obligatoria “Daisy” acompaña a la pachangosa “No digas Quizás”, el banjo se suma a las manos de Johansen en “Hindue Blues”, y la actitud cool-chic-you know i got this en “SOS tan Fashion”. El calor arde en Niceto y hasta los vecinos deben estar disfrutando de esto que nos hacía falta, la sonrisa de pasarla bien.

La noche va cerrando con “Soñé Contigo” del disco “Logo” y aunque nadie quiere irse llega la esperada “Fin de fiesta” donde abrazados como amigos nos despedimos de la banda y entre nosotros, y Kevin + The Nada aunque estén un par de metros más arriba se sienten acá abajo disfrutando y disfrutándonos, que lindo que son los viernes con música y con amigos.

Más artículos
La Mississippi en el Luna Park: 30 años de blues y rock argentino