Cochecama y Superchería en C.C Richards: Dos bandas, dos párrafos

El viernes pasado en recorrido por Palermo nos invitaron a ver a dos bandas del under/indie argentino que vienen sonando bastante fuerte en Buenos Aires, de intensidad y hallazgo la noche terminaría en el Centro Cultural Richards, coqueto espacio retro de música necesaria y cerveza fría en mano.

Mientras miramos el humo que sale del escenario, entre luces rojas y azules, nos acomodamos en el segundo piso para llenar la expectativa de fin de semana que empieza: Cochecama, próximos a estrenar su nuevo disco “Edad Media (2018)”- y toda la versatilidad de Superchería, clásica banda que hemos visto en un par de ocasiones y nunca decepciona, todo se resume de la siguiente manera:

Cochecama es un riff del sur de Estados Unidos, de convertible descapotado sobre una autopista eterna de atardecer, suena intenso, suena fuerte y te deja una sonrisa con cada estrofa, desde las cabareteras “Lúnula” y “Tratando de buscarla”, la rompebotellas de “Pesebre” y la cortavenas de “Santa Teresa”, el quinteto suena como complemento a la cerveza en este bar, el bajo es hipnótico y las letras íntimas, puñaladas de buen rock y groove para quitar el sabor de boca. “Pero allá afuera hay sangre” desespera Fede Caivano al cantar “Todos Afuera”, de su último disco y que encierra un sentimiento blusero de una banda madura y que convence sobre un escenario lleno de rock de sonidos sucios.

Como analgésico que calma los dolores del corazón, Superchería tocaría “Lo esencial”, himno indie de armonía dulce y palabras profundas. “Memoria” y “El Vacio” son banda sonora de otoño, melancólicas y de caricias suaves como despedida antes de ir a casa, el cuarteto es folk eléctrico con voces de primera, presentan temas de su próximo disco y hacen mover al recinto, se baila al cerrar los ojos y dejan que la música haga su trabajo cuando suena “Disco”, el bajo retumba en las paredes como zapatillas que no pueden detenerse golpe tras golpe. Importante subrayar a “Una casa detrás”, clásico de una banda que aunque pasen los años siguen manteniendo ese toque único que los hace permanecer.

Más artículos
Roma está en Mendoza