Guernica

Arma: Guernica

“No, la pintura no está hecha para decorar las habitaciones. Es un instrumento de guerra ofensivo y defensivo contra el enemigo”

Pablo Picasso

3,50 por 7,80 metros es bastante más que la pared de un living, es quizás el símbolo de los terribles sufrimientos que la guerra infringe a los seres humanos si lo ocupa el Guernica de Pablo Picasso. Pintado en 1937 cuyo título alude al bombardeo de la ciudad de vasca ocurrido el 26 de abril de dicho año durante la Guerra Civil Española.

Historia:

El encargo realizado por una delegación española a Picasso que residía en Francia en una complicada situación personal, dividido entre tres mujeres: su esposa, Olga, su antigua amante, Marie-Thérèse, madre de su hija Maya, y su amante más reciente, Dora Maar.

Realización:

Pablo Picasso no conoció Guernica. Nunca estuvo en aquel poblado vasco inmerso en la tragedia. Nunca visitó el sitio que el 26 de abril de 1937 fue bombardeado por la Legión Cóndor alemana durante la Guerra Civil Española. Pero vio en el ataque resumida toda la violencia y estupidez de las guerras desde el principio de los tiempos.

Nacimiento y cuna:

La curiosa historia del ático ubicado en el número 9 de la rue des Grands-Augustins, donde había situado Balzac el estudio del pintor protagonista de su novela La obra maestra desconocida y además, había sido el lugar escogido para celebrar sus reuniones por el grupo izquierdista «Contre-Attaque», liderado por el surrealista Georges Bataille, de quien Dora Maar había sido antes amante.

Dueño:

150.000 francos que Picasso recibió de la República Española en concepto de gastos sería el recibo de dicho pago el que décadas más tarde permitiría al Gobierno español reclamar la propiedad del cuadro.

Viaje itinerante hacia la democracia:

España fue su debut, luego viajó por Oslo, Copenhague, Estocolmo, Gotemburgo, Londres, Leeds, Liverpool y Mánchester mostrando al mundo, el arte traducido en emoción-información. Horror. Por eso cuando en 1940 se instauró en España el régimen dictatorial del general Franco, Picasso optó por dejar que el cuadro fuese custodiado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York, aunque expresó su voluntad de que fuera devuelto a su país cuando volviese la democracia. Así en 1981 la obra llegó finalmente a Madrid. El célebre cuadro que hoy se exhibe en el Reina Sofía de Madrid.

Anécdota

En 1940, con París ocupada por los nazis, un oficial alemán, ante la foto de una reproducción del Guernica, le preguntó a Picasso, si era él el que había hecho eso. El pintor respondió: «No, han sido ustedes».

Más artículos
SD Golden Crow, canción con mensaje