Arde la Sangre: comienzo entre tanta incertidumbre

En medio de una situación mundial de alta combustión, Marcelo “Corvata” Corvalan y Hernán “Tery” Langer dan vida al nuevo proyecto, Arde la Sangre, junto con sus nuevos socios: Luciano Farelli (guitarra) e Ignacio Benavides (batería).

El pasado miércoles los músicos brindaron una conferencia de prensa, donde se habló de la génesis de esta nueva banda, que se materializó en el lanzamiento del EP “El Comienzo”. Este material consta de 4 canciones: “Hijos del Dolor”, “El día de furia”, “Hijos del dolor” y “Lástima”. Los temas fueron grabados en directo en una live session, así nace Arde la Sangre.

Como ha ocurrido en sus proyectos anteriores (Carajo, A.N.I.M.A.L), Corvata es el “responsable inscripto” de las letras; tal como comenta Tery, “él tiene esa facilidad, llega con frases y contenidos bien claros y concisos”. Corvata agrega: “uno se siente entre la espada y la pared, no podemos hacernos los que no pasa nada. En estas canciones hay una búsqueda de poder cantar cosas personales, humanas y universales”.

El nombre “Arde la Sangre” surgió espontáneamente y tiene un significado muy personal, cada uno lo interpreta distinto, pasa por el ardor del momento que estamos viviendo, es el lado visceral y sangriento de las cosas, según definen sus protagonistas.

Carajo había anunciado su separación en enero de 2020, en ese momento la pandemia todavía no era una realidad recalcitrante, como sí lo fue poco tiempo después. En un encuentro casual en el cual Luciano (de la banda Parteplaneta) lo llama a Corvata, para producir a una banda de amigos de Paraguay, Flow, en ese mismo encuentro también fue invitado Tery. A partir de allí comenzó a surgir el chispazo inicial. Poco tiempo después deciden convocar a Nacho, quien venía de la banda Sentencia Previa, también disuelta recientemente.

Ese impulso inicial se vio parcialmente interrumpido por el confinamiento, en el cual de manera virtual empezaron a compartirse material entre todos, y recién para la primavera pudieron empezar a tocar formalmente. Toda la composición es fresca, no se arrastra ninguna vieja idea de proyectos previos.

En el espectro compositivo hay aporte de todos los miembros. A diferencia de la fórmula de Carajo que era un trío, al sumarse una nueva guitarra (Luciano), sostienen que no se identifican con los clásicos roles de primera guitarra/segunda guitarra, sino que ambos desde las 6 cuerdas funcionan como un todo, y se retroalimentan constantemente.

Estos 4 temas de la live session ya están disponibles en todas las plataformas, y son el adelanto de un nuevo álbum que esperan poder lanzar para el mes de agosto o septiembre, el cual tendrá un total de 14 nuevas canciones.

La temática de las letras del EP es bastante “dark”, tal como define Corvata a tono con un sonido muy rockero, grueso y contundente. “Somos seres de luz que nos gusta la oscuridad”, concluye Tery.

La banda manifiesta su enorme deseo de volver a salir a tocar a un escenario, Corvata expone su temor de que como consecuencia de toda la situación actual sea “el fin del pogo”, ya que ellos anhelan la posibilidad, como no hace tanto tiempo atrás, de volver a compartir tiempo y espacio con un público apretado, agitando y retroalimentando la energía que la banda propone.

Más artículos
Iván Salo y un homenaje a la vida